Tratado de Miramar (1864)

Miramar es un castillo que fue construido por orden del archiduque Fernando Maximiliano de Habsburgo en Trieste, Italia. Sirvió de sede para la firma del Tratado de Miramar, donde junto a una comisión de políticos conservadores mexicanos, apoyadores de una monarquía en México, el emperador Napoleón III de Francia ofreció a Maximiliano la corona de México.

Se firmó este tratado que entre las condiciones incluía la presencia de tropas francesas en México incluyendo un contingente de la Legión Extranjera, el costeo de gastos para dichas tropas y la garantía de pago de la deuda que México tenía con Francia y, por supuesto, el apoyo francés que no le faltaría al imperio de México.

¿Qué llevó a firmar ese tratado que colocaba en México, donde estaba un gobierno liberal en manos de Benito Juárez, una monarquía conservadora? ¿Quiénes impulsaron el Tratado de Miramar o Convención de Miramar? ¿Cuáles fueron las causas y consecuencias de este tratado extranjero sobre tierras mexicanas? Te invitamos a leer esta fascinante historia.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Antecedentes del Tratado de Miramar

La historia de México tanto colonial, como independentista y luego federal ha estado llena de guerras y sufrimiento para su pueblo. Finalmente, surge este gran estadista y político Benito Juárez, que innegablemente consolidó la república y fijó las leyes que definirían al estado mexicano actual. El primer período de gobierno de Juárez fue de 1858 a 1861, pero, justo en esos difíciles momentos históricos se presenta una situación crítica que lleva al Tratado de Miramar.

Presidente Benito Pablo Juárez García.

Los antecedentes de este tratado ocurren justamente durante el primer mandato de don Benito Juárez, habiendo culminado la Guerra de los Tres Años o Guerra de Reforma, la cual había mermado las finanzas, las fuerzas militares y la aceptación política de los liberales. En esas circunstancias, el gobierno mexicano suspende los pagos a las deudas externas con Francia, Inglaterra y España.

El resultado fue que estas tres poderosas naciones deciden venir a México a cobrar la deuda, envían tropas a México que llegando por mar desembarcan en Veracruz y aunque los españoles e ingleses fueron convencidos de que la falta de pago era solo un asunto temporal, los franceses se quedaron, no por la deuda, sino porque el emperador Napoleón III tenía planes trazados con apoyo de los políticos mexicanos conservadores de establecer en México una monarquía.

¿En qué consistió el Tratado de Miramar?

Realmente el Tratado de Miramar fue una estrategia bien pensada por Napoleón III, quien aprovechando la situación que se le presentaba al gobierno liberal de Benito Juárez, al no poder hacer frente a los compromisos adquiridos con Inglaterra, España y Francia, invadió en una fuerza militar tripartita el territorio mexicano, y logró colocar una fuerza militar considerable en una posición ventajosa y justificada por una deuda.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Fue, por decirlo así, la manera legal de intervenir en México, mantener sus tropas en territorio mexicano, y al mismo tiempo expandir el poder francés mediante el involucramiento del archiduque Maximiliano, para que apoyara sus planes, de hecho lo presionó para que aceptara la responsabilidad de la corona de México ofrecida a éste por una facción del poder político de México.

Desde el mes de marzo de 1864 Napoleón III y Maximiliano de Asturias estuvieron discutiendo los pormenores de lo que sería finalmente un tratado entre ellos dos, con el apoyo logrado de una parte del poder político de México, apoyo vedado de la iglesia.

¿Quiénes participaron en el Tratado de Miramar?

La historia está llena de tratados, pactos y uniones efectuadas entre hombres prominentes que creían tener la razón o que simplemente usaron su poder e influencia para imponer sus deseos o ideales, bien sea porque pensaban que sus ideas eran las mejores para sus pueblos o simplemente por ansias de poder y conveniencia.

Comisión Mexicana en Miramar

En el tratado de Miramar, participó una comisión de conservadores mexicanos enviados por la llamada Asamblea de Notables, su misión era convencer al archiduque de Austria Fernando Maximiliano para que aceptara el trono de México, de esa forma los conservadores mexicanos “volvían al poder” y según ellos “sería lo mejor para su país”, es decir, volver a la monarquía. Dentro del grupo de representantes del poder conservador mexicano figuran Miguel Miramón y José María Gutiérrez de Estrada. También estuvo apoyando este tratado la jerarquía eclesiástica católica, quienes siempre apoyaron la monarquía absolutista europea.

Claro, los mexicanos oficialmente no fueron firmantes del Tratado de Miramar, pero para poder firmarse éste, primero Maximiliano tenía que aceptar el trono de México de parte de los “representantes del pueblo mexicano”. De modo que al aceptarlo, el 10 de abril de 1864 se firma por el representante de Napoleón III, a saber Carlos Herbert, y el representante de Maximiliano, a saber, Joaquín Velázquez de León, el tratado que constaba de 21 artículos, donde 3 eran de carácter secreto.

Causas y consecuencias del Tratado de Miramar

Las causas de un tratado tan controversial como este, fue por un lado las circunstancias que llevaron al gobierno liberal mexicano a una situación crítica que lo dejó expuesto al establecimiento de una monarquía en su propia tierra, el afán de fuerzas políticas y eclesiásticas mexicanas que insistían en una monarquía, y por supuesto el expansionismo del segundo imperio francés en manos de Napoleón III, además de un hombre como Maximiliano de Austria, formado para gobernar y también con ansias de gobernar.

Las consecuencias fueron un gobierno monárquico que solo duró unos tres años y que llevó a enfrentamientos con el gobierno itinerante de Benito Juárez y, por supuesto, más sufrimiento para el pueblo mexicano. Juárez poco a poco fue fortaleciendo su poder, tuvo ayuda,  reconocimiento y también mucho apoyo de Estados Unidos, lo cual fue bueno para el futuro del gobierno mexicano, dentro de las leyes promulgadas estuvieron las que limitan el poder e influencia de la iglesia en los asuntos del estado, que se han mantenido hasta hoy.

Otra de las consecuencias fue que al final de este triste episodio muchas personas murieron, y uno de ellos fue justamente el emperador Maximiliano, quien a pesar de la intervención de personajes de la realeza y la política, fue finalmente fusilado por un tribunal mexicano.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *