El señor feudal formaba parte de un régimen de organización sociopolítica que existió en la época medieval a lo largo del occidente de Europa y hacia el Este en la Era Moderna.¹

Este sistema, llamado feudalismo, era puramente rural en principio, y tenía como particularidad la entrega de un feudo por parte del señor feudal al vasallo a cambio de determinadas contraprestaciones. Se establecía un contrato bilateral donde ambos debían cumplir con obligaciones recíprocas. Por su parte, el señor feudal debía lealtad al rey o monarca. El poder del señor feudal era un poder privado, es decir que no dependía de la organización de un Estado; él tenía poder directo sobre sus súbditos, quienes le debían lealtad a cambio de protección.²

Qué era un señor feudal

El señor feudal era quien poseía el poder en el sistema feudal y actuaba como administrador de la tierra. Estaba por encima de los vasallos con quienes intercambiaban fidelidades. El señor feudal estaba en el deber de dar tierra y cargos al vasallo, mientras que este último prometía brindar apoyo político-militar y a cancelar los tributos exigidos.

Aunque los vasallos estaban bajo la subordinación de los señores feudales, los primeros eran hombres libres y no eran siervos o esclavos. En el feudalismo también existía la figura de siervo, estos eran campesinos dominados por los señores, que además de lealtad, debían rendirle una renta al señor. Esta renta se daba en forma de productos primero y más adelante en dinero; también debían trabajar algunos días de la semana en las tierras del señor. Así el señor se beneficiaba con el trabajo de la mayoría y sacaba rédito económico por la venta de los productos que los siervos producían³.

Señor feudal

Origen del feudalismo y los señores feudales

Fue durante el Imperio Carolingio cuando surge el feudalismo, en el período que comprende los siglos VI y IX. Los monarcas ofrecían sus tierras a los nobles (señores feudales). Estas áreas de terreno se denominaban de acuerdo al título nobiliario del señor, si eran pertenencia de un conde se conocían como condados y si eran de un marqués era una marca.

La razón por la que los monarcas separaban el territorio en feudos era con el fin de proteger sus dominios en caso de invasiones enemigas. Hay que recordar que al comenzar la Edad Media, la Europa cristiana estaba amenazada por pueblos eslavos, por los árabes hacia el sur y el Imperio Otomano hacia el este. Todo el período que comprende la Edad Media está marcado por un alto nivel de violencia. La vía militar era la resolutora de los conflictos y las disputas. Durante este período lo más importante es la tierra: las alianzas y la conquista militar eran las formas de conseguirla.

Feudo. Ilustración que recrea la aldea medieval de Wharram Percy a finales del siglo XII. En National Geographic

Ceremonia de homenaje para las relaciones de vasallaje

Los lazos que existían entre el señor feudal y el vasallo se conocían como relaciones de vasallaje. Se hacían oficiales por medio de la ceremonia de homenaje y que resultaba ser un acto solemne. En esta celebración, el vasallo debía arrodillarse ante el señor feudal y jurarle fidelidad y obediencia. Colocaba las manos sobre las del señor feudal y se enunciaba “hombre suyo”. El señor también debía exponer un juramento de obediencia al monarca, de quien él mismo era vasallo.

Diferencias entre señor feudal, vasallo y siervo

Para dejar claro los términos es importante diferenciarlos adecuadamente.

  • Señor feudal – Individuo que ostentaba un título nobiliario (era parte de la nobleza). Poseía un feudo y tenía mucho poder.
  • Vasallo – Hombre libre y, por lo general, también era un noble que recibía el feudo proveniente del señor. Debía pagar un tributo y era el apoyo político militar del señor feudal.
  • Siervo – Era del común de la gente. Estaba obligado a dar sus servicios al señor feudal y a darle parte del trabajo que realizaban y no estaban libres de comprar y vender tierras.

Derechos y privilegios del señor feudal

Los señores feudales tenían muchos derechos y privilegios. Poseían casi un poder ilimitado con respecto a sus tierras. Cuando recibían estas tierras, se les otorgaba derechos sobre los que las habitaban. De esta forma podían tener una relación de servidumbre, que era la que existía entre el señor feudal y los siervos de las tierras.

Obra de Vasili Polenov, siglo XIX. En National Geographic .

Uno de los privilegios más curiosos de los señores feudales y sobre el cual aún hay muchas teorías, es el llamado derecho de pernada. Era el derecho que poseía todo señor feudal de disfrutar sexualmente de las vasallas que se casaran, durante esa misma noche de bodas. Su posición privilegiada hacia que fuese el señor feudal quien propiciara la pérdida de virginidad de esta mujer. Sobre este derecho tan controversial, hay muchas ideas y posturas. Para ciertos historiadores el derecho se saldaba cuando el señor feudal recibía un pago de parte del esposo de la mujer. Debemos recordar que estamos ante una sociedad marcadamente patriarcal, donde el centro de la unidad familiar es el hombre.

Obligaciones del señor feudal

Aparte de los derechos y de los privilegios que poseía el señor feudal, también debía cumplir con algunas obligaciones. La obligación básica que debía cumplir con mucha atención el señor era obedecer absolutamente al rey que estuviese en ese momento sobre el trono, puesto que dependía de la monarquía. Era ésta la que le proporcionaba el feudo y por extensión el poder sobre tierras y campesinos. Sin embargo, el feudalismo se caracteriza por la diseminación del poder, es decir, por el resquebrajamiento de la cúpula del poder que sostiene el rey. Así, los señores feudales, que están en contacto con el territorio, logran obtener mayor autonomía.

El fin del sistema feudal

El feudalismo estuvo en su mayor apogeo entre los siglos XII y XIII, cuando finalmente se extiende a toda la sociedad. Se organiza un sistema de clases cerradas que tenía estructura piramidal, en donde había clases privilegiadas (nobleza y clero) a quienes el rey ofrecía los feudos. Por debajo estaban los siervos y campesinos libres, los cuales vivían en una situación de total subordinación ante el señor feudal.

A medida que pasaba el tiempo, el sistema feudal comenzó a deteriorarse y empezó a darle paso a sistemas sociales y económicos más actuales¹⁰. Desapareció la caballería a medida que emergían nuevas técnicas militares, como cañones y armas de fuego. Las obligaciones de carácter militar comenzaron a cancelarse con dinero metálico y no con tierras, como se solía hacer. Comenzaron a surgir relaciones privadas centradas en las operaciones mercantiles, surgió una nueva lógica dentro de la sociedad que ponía en el centro al dinero. Es aquí donde se empieza a gestar el capitalismo, sistema cual vivimos actualmente.¹¹

Razones por las que se debilitó la imagen del señor feudal

Finalizando la Edad Media, la posición que tenían los señores feudales se fue haciendo cada vez más débil por varios motivos:

  • Varias epidemias causaron la muerte de muchos, disminuyendo la población campesina. Este fenómeno aquejó la recaudación de impuestos de parte del señor feudal.
  • A lo largo del siglo XIV aumentó en las ciudades la actividad económica y gran cantidad de campesinos dejaron sus actividades en la zona rural.
  • Se despertó un malestar entre campesinos que iba en aumento, ya que exigían ser dueños de sus tierras y no estar sometidos a un señor.

Bibliografía

¹ Astarita, Carlos. La primera de las mutaciones feudales. en Anales de Historia Antigua y Medieval, 2000.

² Duby, G. Guerreros y campesinos. Desarrollo inicial de la economía europea (500-1200). México, 1997.

³ Feller, L. Campesinos y señores en la Edad Media. Siglos VIII-XV. Valencia, 2015.

Isla Frez, A. La Europa de los carolingios, Madrid, 2003.

Astarita, Carlos. Prácticas del conde y formación del feudalismo: siglos VIII al XI. en Anales de la Universidad de Alicante, Historia Medieval, 2006.

Toubert, P. Castillos, señores y campesinos en la Italia Medieval, Barcelona, 1990.

Le Goff, J. El ritual simbólico del vasallaje, en Tiempo, trabajo y cultura en el Occidente Medieval, Barcelona, 1986.

Bonnassie, P. Cataluña mil años atrás, (siglos X-XI), Barcelona, 1978.

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/derecho-pernada-a-debate_13831

¹⁰ Bois, G. Crisis del feudalismo. Economía rural y demografía en Normandía oriental, desde comienzos del siglo XIV a mediados del XVI. La Plata, 1990.

¹¹ Hilton, R. Conflicto de clases y crisis del feudalismo. Barcelona, 1988.

  • ¿Te ha resultado útil este artículo?
  • SiNo