La Revolución Francesa (1789 – 1799) significó el fin del Antiguo Régimen y el inicio de una nueva era en la historia mundial, la edad contemporánea. La escalada de violencia en contra del orden establecido, representado por el rey absolutista Luis XVI, y sus consecuencias convirtió a esta Revolución en una de las más importantes de la historia moderna.

Las ideas (vinculadas a la Ilustración) que surgen de este proceso revolucionario darían la vuelta al mundo¹. A continuación daremos más información sobre sus causas, sus etapas y el significado de la Revolución.

Causas de la Revolución Francesa²

Hablaremos de las causas políticas, sociales y económicas por separado:

Causas Políticas de la Revolución Francesa³

Francia estaba atravesando una crisis social y económica. El rey Luis XVI representaba al absolutismo, su poder no podía ser cuestionado por el pueblo y sus decisiones eran tomadas como divinas, pero esto chocaba con la realidad de la mayoría de las personas (el tercer estado), quienes terminan derribando a la monarquía.

La aristocracia aparece como el grupo que presiona al pueblo, es contra ella que van los ataques populares. La Revolución Francesa es principalmente una revolución política: se pone fin al orden establecido creando uno nuevo sobre otra bases, que involucran a la mayoría de la población y tienen al sufragio universal como símbolo.

Estas ideas quedan representadas en el lema de la Revolución: Libertad, igualdad y fraternidad.

Acuarela sobre la Toma de la Bastilla, pintada en 1789 por Jean-Pierre Houël. En el centro se observa la detención del alcaide, el marqués de Launay. Imagen en National Geographic.

Causas Sociales de la Revolución Francesa

La sociedad francesa tenía diferencias en cuanto a privilegios, lo que daba pie a desigualdad social. Existían tres estados diferentes:

  • El clero: El alto clero era poseedor de enormes riquezas y no tenía la obligación de pagar impuestos, además de que poseía grandes cantidades de terrenos. Por otro lado, el bajo clero estaba en una condición más modesta y más mezclado con el pueblo.
  • La nobleza: La gran nobleza tenía una enorme cantidad de riquezas, y la pequeña nobleza no disponía de tantos recursos.
  • Estado llano: Estaba constituido por el resto de la población, quienes no tenían privilegios especiales ni tampoco muchas posesiones materiales y derechos. Aunque la burguesía sí tenía una buena posición económica por ser los dueños de comercios e industrias. Sin embargo, estos debían pagar la mayor cantidad de impuestos.

El conflicto que lleva a la Revolución debe entenderse desde el levantamiento del tercer estado (estado llano) contra la aristocracia gobernante. El pueblo ya no quería aristocracia y los sucesos de la Revolución se radicalizaron en este sentido.

“El 10 octubre de 1789, un médico de 50 años llamado Joseph Ignace Guillotin presentó una propuesta para establecer la igualdad ante la ley también en los asuntos de derecho penal: «Los delitos del mismo género se castigarán con el mismo género de pena, sean cuales sean el rango o condición del culpable», afirmaba. Este principio, que ahora parece natural, era revolucionario en Francia y tardó años en ser aprobado en el resto de países.” En National Geographic.

Causas Económicas de la Revolución Francesa

Los dos primeros estados eran quienes gozaban de la mayor parte de las riquezas del país, además de que no debían pagar impuestos, mientras que el Estado Llano era todo lo contrario. Esto estaba desembocando en una decadencia económica general que afectaba a todos. Además, los reyes y la corte gastaban enormes sumas de dinero, lo cual no contribuía a la mejora económica.

Etapas de la Revolución Francesa

Debemos destacar que Francia estaba atravesando una crisis social y económica al inicio del proceso revolucionario. El malestar de la mayoría de la población se vio reflejado en los hechos que describiremos a continuación. La revolución francesa atravesó tres grandes etapas, las cuales fueron:

Etapa Monárquica de la Revolución Francesa

Esta etapa abarca desde que inicia la revolución en junio del año 1789 hasta que se pone fin a la monarquía en Francia en septiembre del año 1792. Esta etapa, a su vez, se desarrolló de la siguiente manera:

  • Estados Generales: estos estados generales los convocó el rey francés Luis XVI. Este consistía en una especie de parlamento conformado por unos 1200 diputados (600 del Estado Llano, 300 del clero y 300 de la nobleza). Se reunieron los tres estados para llegar a acuerdos favorables para la economía. Esto sucede en 1788, el último llamado a estados generales fue en 1614.
  • Asamblea Nacional: esta se inauguró el 17 de junio de 1789 y produjo el estallido de la Revolución Francesa, por lo que el rey cerró la sala de reuniones y los diputados presentes se comprometieron a no separarse sin haber proporcionado una constitución a Francia. Aquí se da el paso de la revolución constitucional a la revolución popular, el poder de los comunes va en aumento y se forma una milicia ciudadana con más de 13 mil integrantes.
  • Asamblea Constituyente: a través de la formación de la Asamblea Constituyente, el rey perdió autoridad y el período de monarquía absoluta había llegado a su final. Esto se produjo con la Toma de Bastilla el 14 de julio de 1789, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, la promulgación de la Constitución del año 1791, la aparición de la Constitución Civil del Clero y el escape de Luis XVI. La movilización popular se hace protagonista de la Revolución. Se aplica la guillotina para llevar adelante la condena de muerte, esto es algo nuevo y revolucionario en Francia, ya que antes los pobres condenados a muerte debían sufrir muertes dolorosas, durante la Revolución Francesa los perseguidos fueron los aristócratas.
  • Asamblea Legislativa: esta fue una asamblea mucho más hostil que las anteriores y llevó a acontecimientos como la Declaratoria de Guerra a Austria, el Ataque a las Tullerías, el aprisionamiento de Luis XVI y el surgimiento de partidos políticos. La Asamblea dominada por los revolucionarios destituye al rey.

El Juramento del Juego de la pelota según Jacques-Louis David.

Etapa Republicana de la Revolución Francesa

Esta etapa abarca el período que va desde septiembre de 1792 hasta noviembre de 1799, donde Napoleón lanza un golpe de estado y funda el consulado, ejerciendo como dueño total de Francia y extendiendo el cambio de república a imperio hasta el año 1804.

  • La Convención (agosto de 1792 – julio de 1794): una vez que se disuelve la Asamblea Legislativa, se da origen a la Convención Nacional, la cual aboga por el decreto del fin de la monarquía e inicio de la república, la sanción del derecho al voto de todos los ciudadanos, la condena y ejecución de Luis XVI. Comienza el período de terror de la Revolución protagonizada por los jacobinos y Robespierre. Se declara el servicio militar obligatorio en agosto de 1793. Fin de este período con el guillotinamiento de Robespierre el 9 Termidor (27-7-1794).
  • El Directorio (1795 – 1799): la Convención, a su vez, dio origen al Directorio, una especie de gobierno republicano que estuvo organizado de la siguiente forma: Poder Legislativo, estaba conformado por los 500 representantes y los ancianos; Poder Ejecutivo, conformado por 5 miembros del mismo directorio. Se crea la Constitución del año III en 1795. El directorio llega a su fin el 18 brumario (9 de noviembre de 1799) con el golpe de estado de Napoleón.
  • El Consulado (1799 – 1804): con el golpe de estado que lanzó, Napoleón anuló el Directorio y fundó el Consulado, que en apariencia era republicano pero que realmente actuaba como monarquía. Este estaba conformado por dos poderes: Poder Ejecutivo, conformado por tres cónsules incluido Napoleón como cónsul principal; Poder Legislativo, conformado por el tribunado, un consejo de estado y un cuerpo legislativo (un senado y 300 representantes).

Etapa Imperial de la Revolución Francesa

Esta etapa se extiende desde mayo de 1804, fecha en que se instaura el imperio francés con Napoleón como emperador hasta el fin de la gobernación napoleónica en 1815.

Una vez el Gran Corzo alcanza su título como emperador de Francia, se propuso establecer ardientemente la monarquía en el mundo. Por eso, su gobierno fue personal y se rodeó de gente en quien confiaba, su familia, quienes conformaron la corte y algunos otros puestos nobiliarios importantes. A través de su imperio dio un gran impulso a aumentar la cultura francesa en aspectos como la industria y el comercio, a través de códigos bien pensados. Su objetivo era hacer de Francia una potencia mundial.

Consecuencias de la Revolución Francesa

Si la economía del mundo del siglo XIX se formó principalmente bajo la influencia de la Revolución industrial inglesa, su política e ideología se formaron principalmente bajo la influencia de la Revolución francesa.
Eric Hobsbawm – La era de la Revolución 1789-1848.

La revolución francesa tuvo muchas consecuencias a nivel mundial. Es un antes y un después en la historia moderna. Los nuevos estados independientes tiene su raíz en esta Revolución.

  • En tan solo una década, comprendida entre los años 1789 y 1799, Francia atravesó enormes cambios a nivel social, político y sobre todo económico.
  • El Antiguo Régimen, es decir, el gobierno dominante antes de que empezara la Revolución Francesa, estaba dominado por la aristocracia. Después de la revolución, este había perdido su influencia y poder, debido a que se liberó a los campesinos de los lazos esclavizantes del clero y la nobleza (los primeros dos estados).
  • A través de la revolución, Francia pasó de ser un estado con dominio feudal a ser un país capitalista.
  • Se eliminó la monarquía absoluta y se dividió el poder en Ejecutivo y Legislativo, algo que quedó como legado a varias naciones del mundo.
  • Con la Revolución, Francia proporcionó el vocabulario y los programas de los partidos liberales, radicales y democráticos de la mayor parte del mundo. Como también ofreció el primer gran ejemplo del nacionalismo.
  • Francia proporcionó los códigos legales, el modelo de organización científica y técnica y el sistema métrico decimal a muchos otros países.
  • Luego de la revolución, la burguesía apoyó a Napoleón Bonaparte como parte del gobierno. Este se propuso restablecer el orden y la estabilidad del país en todos los sentidos, económico, político y social, además de proteger a la clase burguesa de la voluntad popular.
  • Alrededor del año 1803 Napoleón Bonaparte protagoniza una serie de conflictos revolucionarios que fueron moldeados por las ideas de la Revolución Francesa. Estas fueron llamadas las Guerras Napoleónicas y se convirtieron en una de las más importantes en la historia.
  • Esta Revolución tuvo consecuencias para el resto del mundo occidental. Las consignas de Libertad, Igualdad y Fraternidad, características de la Ilustración, se extendieron por otros territorios. Las ideas surgidas de la Revolución Francesa influyeron en futuras revoluciones de independencia, como en el caso de América. Los negros esclavos, que llevaron adelante la Independencia de Haití en contra de Francia, lo hicieron con estas consignas como bandera.

Fin de la Revolución Francesa

Napoleón fue enviado a Egipto en el año 1798 a fin de vencer a los británicos, pero se estaba formando la Segunda Coalición, así que tuvo que volver a Francia por petición de dos miembros del directorio y finalmente terminó llevando a cabo un golpe de estado que puso fin al régimen a la fuerza y se puso al hombro el destino de Francia.

Napoleón en su gabinete de trabajo, en el palacio de las Tullerías. Autor: Jacques-Louis David, 1812. En Wikipedia.

Posteriormente, anuló el Directorio e instauró un gobierno momentáneo, el cual después llegó a contar con una Constitución como parte de lo que se conoció como el Consulado. A través de este consulado Napoleón se convierte en el primer cónsul de Francia, acompañado de otros dos cónsules auxiliares. Así puso fin a la Revolución Francesa.

A pesar de todo, Napoleón logró llevar a cabo algunas acciones revolucionarias, como la eliminación de los sistemas feudales, el fortalecimiento del liberalismo económico, el apoyo a la burguesía como la principal clase social y el cambio de la sociedad estamental. Además, le dio estabilidad al poder político francés y acabó con el desastre político del antiguo régimen. Al final, después de tantos cambios, la Revolución Francesa había logrado su objetivo, desarmar al antiguo régimen sin dejarle oportunidad de volver a restaurarse, además de que estos logros se extendieran por Europa.

Bibliografía

¹ Giovanni Reale y Darío Antiseti, “La razón en la cultura de la Ilustración”, “La Ilustración en Francia”, en Historia del pensamiento filosófico y científico, Tomo II, Barcelona, Herder, 1988.

² -Mcphee, Peter. La Revolución Francesa, 1789-1799. Barcelona, Crítica, 2003.

-Martin, Jean-Clément. La Revolución Francesa. Una nueva historia. Barcelona, Crítica, 2013.

³ Heinz Duchhardt, La época del absolutismo, Barcelona, Altaya, 1997.

-Chartier, Espacio público, crítica y desacralización en el siglo XVIII. Los orígenes culturales de la Revolución Francesa. Barcelona, Gedisa, 1995.

-Schama, Ciudadanos. Crónica de la Revolución Francesa. Buenos Aires, Javier Vergara Editor, 1990.

Emmanuel Joseph Sieyes, Qu’est-ce que le Tiers-État. Francia, 1789. (Fuente histórica).

-Soboul, Albert. Los sans-culottes. Movimiento popular y gobierno revolucionario. Madrid, Alianza, 1987 (1964).

-Lefebvre, Georges. El Gran Pánico de 1789. La Revolución Francesa y los campesinos. Barcelona, Paidós, 1986 (1932).

-Sazbón, José. Seis estudios sobre la Revolución Francesa. Buenos Aires, 2005.

-Tackett, Timothy. El Terror en la Revolución Francesa. Barcelona, Pasado & Presente, 2015.

D. Arasse. La guillotina y la figuración del terror. Labor, Barcelona, 1989.

-Eric Hobsbawm, La era de la Revolución 1789-1848. Crítica, 2007 (1962).

-Rolf Reichardt, La Revolución Francesa y la cultura democrática. La sangre de la libertad. Madrid, Siglo XXI, 2002.

  • ¿Te ha resultado útil este artículo?
  • SiNo