Porfiriato (1876-1880 y 1884-1911)

En todo gobierno existen aspectos tanto positivos como negativos que describen a su gobernante. Este fue el caso del período de dictadura de Porfirio Díaz, el cual lleva el nombre de Porfiriato. Para muchos su forma de gobierno lo caracteriza como un cruel dictador, mientras que para otros es una figura importante debido a todos los avances que logró. Entremos en detalles…

¿Que fue el Porfiriato?

El porfiriato fue el período en el que Porfirio Díaz gobernó como presidente de México desde 1876 hasta 1911. Este período fue interrumpido sólo por 4 años de 1880 a 1884, cuando Manuel González asume la presidencia. Porfirio Díaz regresa al poder el 1 de diciembre del año 1884, tras ganar las nuevas elecciones.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Ver listado completo de presidentes de México (1822-2019)

Etapas del Porfiriato

Muchos historiadores dividen el porfiriato en 3 etapas, incluyendo los 4 años de mandato de Manuel González.

Primera etapa del Porfiriato

Comprende desde la llegada al poder de Porfirio Díaz en 1876 hasta 1880. En esta etapa, Porfirio se centró en pacificar, estabilizar el país y fortalecer su gobierno. Para lograrlo, consiguió que el congreso le otorgara poderes extraordinarios, además empleó al ejército para eliminar a los caciques.

Reemplazó a diversos jefes militares para crear un equipo de su confianza y así acabar con cualquier rebelión. Como objetivo nacional puso el progreso y el orden. Estas medidas, en tan solo 1 año, tuvieron su efecto logrando pacificar el país. Aunque este objetivo no quedó libre de polémicas, pues Porfirio Díaz no vaciló en acudir a la represión y a la violencia contra sus opositores para lograrlo.      

La iglesia recuperó parte del poder que había perdido con el anterior gobierno, teniendo la posibilidad de cobrar diezmos. Este pago obligatorio afectó principalmente a los pequeños propietarios.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Segunda etapa del Porfiriato

A pesar de que desde 1880 a 1884 Porfirio había cedido el poder a Manuel González, en realidad era él quien continuaba gobernando. Manuel González se enfrentó a diversas acusaciones de corrupción lo que casi desencadenó una rebelión en su contra. Porfirio Díaz tuvo que interceder salvando así la situación y recuperando la presidencia en 1884.

Esta segunda etapa del porfiriato se extendió hasta comienzos del siglo XX, siendo la economía la principal ganancia del gobierno. En esta etapa, lo más resaltante fue la inversión en infraestructuras con el objetivo de modernizar el país. Se promovió la creación del ferrocarril y diversas líneas telefónicas así como el telégrafo, cambiando las comunicaciones a nivel nacional. Promovió la cultura europea, en especial la francesa.

También, impulsó el progreso de la agricultura, la minería y el comercio. Llegaron desde el exterior inversiones millonarias, a costa de que las compañías, por ejemplo, las mineras pasaran a ser propiedad de estadounidenses. Por otro lado, el autoritarismo de Porfirio Díaz se acrecentó durante esta etapa. Creó una reforma que cancelaba las limitaciones para las reelecciones presidenciales.

Arrestó a opositores y a líderes obreros, los periodistas eran amenazados y algunos asesinados, eliminando así la libertad de prensa. Los sucesos de represiones más intensos, fueron contra los yaquis y los huelguistas de Río Blanco y Cananea.

Al iniciar el mes de enero de 1907, los obreros de Río Blanco, Veracruz, formaron una cooperativa sindical para defender sus derechos ante los patronos. El 7 de enero suspendieron su trabajo en protesta por las medidas de los dueños, y entonces comenzó la Huelga de Río Blanco, que fue reprimida rápida y violentamente por los miembros del Ejército Mexicano. Años más tarde, este incidente fue recordado contra Díaz en los primeros movimientos de la Revolución mexicana.

Tercera etapa del Porfiriato

A pesar de que cada vez había menos oposición política, no dejaba de aumentar el descontento social. La economía se ralentizó, el autoritarismo de Porfirio y la divergencia en el reparto de riquezas, pusieron en su contra a gran parte de la población. Además, las consecuencias de la crisis económica internacional ocurrida en el año 1907, hizo que se acrecentara aún más el descontento.

Todos estos sucesos llevaron a que en 1910 se iniciara la Revolución Mexicana. Porfirio Díaz renuncia al poder, el 25 de mayo del año 1911 terminando así su larga dictadura conocida como porfiriato.

Características del Porfiriato

Fueron muchos los sucesos y acciones que caracterizaron este largo período del porfiriato, entre los que están:

  • La creación de la Universidad.
  • Se pagó la deuda externa.
  • La iglesia católica recobró parte de su poder, imponiendo el pago del diezmo.
  • Los pueblos indígenas fueron despojados de sus tierras y explotados, entre ellos los mayas en Yucatán.
  • Los obreros eran explotados por parte de los capitalistas, recibiendo sueldos muy bajos que no cubrían sus necesidades básicas para vivir.
  • Estuvo marcado por el egoísmo y autoritarismo con el que Porfirio Díaz realizó sus labores de gobierno.
  • Desigualdad extremadamente marcada entre la clase acomodada y las clases vulnerables.
  • Se alcanzó la paz porfiriana, logrando una estabilidad política y un evidente avance económico.
  • Se crearon caminos, carreteras y líneas férreas que modernizaron el país.
  • México se convirtió en un importante exportador de materias primas.
  • A pesar del avance económico, la calidad de vida de la clase trabajadora nunca mejoró.
  • No existía la libertad de prensa.
  • Los opositores eran duramente perseguidos y reprimidos.
El ferrocarril representó uno de los avances de la economía del Porfiriato y fue expuesto ante el mundo como símbolo de progreso. La cultura mexicana en la época de Díaz tuvo rasgos de la economía, como este cuadro de José María Velasco, en que se refleja el ferrocarril del Valle de México.

Crisis del Porfiriato

El porfiriato empezó a dar señales de debilidad a inicios del siglo XX. Factores como la agitación social y la ralentización económica, aumentaron el descontento. Por tal motivo, Porfirio Díaz aparentemente dio señales de aceptar elecciones democráticas. En 1908 en una conocida entrevista con James Creelman, periodista estadounidense, dijo que había la posibilidad de que aceptara la participación de algún partido opositor en las elecciones de 1910.

Esta declaración animó a los opositores del régimen y empezaron a surgir grupos políticos para organizarse en partidos. El más destacado fue Francisco Madero, el cual estaba a cargo del movimiento antiporfiriato. En 1910 presentó su candidatura, resultando su campaña un verdadero éxito. No obstante, lo que había asegurado Porfirio Díaz al periodista solo resultó ser un espejismo.

Al darse cuenta de que Francisco Madero llegaría a ser un difícil rival, el gobierno comenzó a arrestar a sus seguidores e incluso al propio candidato. Dada esta situación, Porfirio Díaz vuelve a ganar las elecciones. Tras escaparse de la cárcel, Madero lanza el plan de San Luis. En su discurso, desconoce a Porfirio Díaz como presidente y estimula a los mexicanos a alzarse contra él. El 20 de noviembre fue la fecha que se eligió para iniciar la revuelta.

Fin del Porfiriato

Tras iniciarse la revolución, las fuerzas de seguridad del régimen de Porfirio reaccionan arrestando o matando a algunos de sus dirigentes, como Aquiles Serdán. A pesar de esto, el levantamiento era casi completo, consiguiendo en poco tiempo grandes avances. En abril de 1911 en casi todos los estados había grupos revolucionarios. Tras la victoria que obtuvieron los opositores en la batalla de ciudad Juárez, Porfirio Díaz empieza a plantear su renuncia. El 21 de mayo de 911, Porfirio Díaz firma los Tratados de Ciudad Juárez.

El 25 de mayo de 1911 Porfirio renuncia al poder y se exilia en París, donde 4 años más tarde muere. De esta manera el porfiriato llega a su fin y comienza la Revolución mexicana.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *