Antigua Roma

Cada civilización de la antigüedad tuvo rasgos particulares que influyen en la época moderna y Roma no es la excepción. Los romanos de la antigüedad evolucionaron en busca de un gobierno que administrara la justicia, así como también en sus hábitos diarios.

El estudio de su historia permite entender las bases que permitieron el desarrollo de uno de los imperios más poderosos de su tiempo. Por eso, a continuación hablaremos sobre la Antigua Roma y sus características.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Definición de la Antigua Roma

Este término alude al territorio que logró controlar el imperio romano durante 4 siglos, desde el siglo I al siglo V d.C. Las invasiones militares de su poderoso ejército le permitieron conquistar numerosas provincias, que los llevaron hasta los extremos que en esa etapa de la historia se hallaban poblados.

Fundación de la Antigua Roma

Con respecto a la fundación de la antigua Roma hay dos teorías: una mitológica y otra histórica. En el caso de la primera se sustenta en una leyenda en la que dos niños gemelos llamados Remo y Rómulo eran hijos de Rea Silvia, quien era hija del rey Numitor, habitante de la ciudad de Lacio. Este rey fue derrocado por Amulio, quien era un soberano cruel que había asesinado a todos sus hermanos, y traicionado al rey con un golpe de estado, por lo que sus nacimientos se mantuvieron en secreto.

Luperca amamantando a los gemelos Rómulo y Remo.

Al ver la luz del mundo, los gemelos son enviados río arriba para evitar su asesinato. Sin embargo, son encontrados por una loba, quien los alimentó y más tarde, son descubiertos por una pareja campesina. Al crecer, Remo y Rómulo se enteran quiénes son y vuelven a Roma para vengar el puesto de su padre y lo logran. Como recompensa, se les hace entrega de los territorios de Lacio a la que Rómulo llama Roma en una discusión en la que Remo pierde la vida. Después de eso, se establece la nación y su gobierno.

Desde el punto de vista histórico, la Antigua Roma surgió de la unión de tribus etruscas, sabinas y latinas que habitaban en los alrededores de los territorios de Vía Salaria y el río Tiber. Estas tres tribus no eran enemigas, sino que llegaron a ser una, la cual llegó a llamarse como Roma Quadrata establecida por su primer rey Rómulo en el año 753 a.C.

Organización social de la Antigua Roma

Las clases sociales de la antigua Roma estaban fraccionadas de la siguiente manera:

  • Patricios: Eran los aristócratas o la clase privilegiada. Dominaban en los aspectos culturales y en los políticos.
  • Plebeyos: Los ciudadanos comunes, quienes no disfrutaban de ninguna clase de privilegio.
  • Esclavos: La esclavitud en Roma no era cuestión de pertenecer a una raza determinada, sino de ser pobre en extremo. Era es estatus social más bajo. Además, muchos delincuentes y prisioneros de guerra eran luego vendidos como esclavos. Sin embargo, esta clase social no gozaba de privilegios o derechos. Eran total propiedad de quienes los compraban.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Adicionalmente del concepto de las clases sociales también estaba el de la ciudadanía. Se le consideraba ciudadano a aquellos que participaban del mundo de la política. Su influencia en la comunidad era importante y tenían derecho a la participación en los cambios políticos de Roma. Entre los deberes que debían cumplir los ciudadanos se incluye el respeto a los demás y los valores como la paz, justicia e igualdad.

Organización política de la Antigua Roma

Roma era una República y la figura que estaba al frente del gobierno se denominaba Cónsul, se escogían dos, y aunque ambos estaban a la cabeza del poder, uno no podía influir en las decisiones del otro y viceversa, debían ser independientes. La duración de su cargo era de apenas un año. Sus decisiones o castigos se podían apelar por medio de la convocación popular. Este sistema se creó a partir de las injusticias que los reyes anteriores habían cometido.

La política en la Antigua Roma evolucionaba y, por lo tanto, las funciones que los cónsules ejercían fueron cambiando hasta el punto de ser una manera de gobierno regular. Sin embargo, se tomaban medidas en momentos difíciles y se instituían dictaduras para equilibrar los momentos críticos. A esta forma de gobierno se le llegó a conocer como extraordinaria.

Por otro lado, existía el senado, el cual era una institución conformada por 300 magistrados. La tarea que tenían asignada era de llevar un registro de los voto de los ciudadanos, cuando éste era convocado, y además se encargaban de velar por la paz y buenas relaciones con las naciones que rodeaban a Roma.

Sede del Senado en la Antigua Roma

Costumbres en la Antigua Roma

Los hábitos de la vida diaria en la Roma de la antigüedad se pueden estudiar en distintos aspectos como la manera de vestir, los hábitos a la hora de consumir alimentos, el orden de la familia, las costumbres cuando alguien nacía o moría y la vivienda. Estos aspectos hacían de la Antigua Roma una sociedad particular, y lo que es más importante, muchas de esas costumbres tuvieron un profundo efecto en la sociedad actual.

Vestimenta en la Antigua Roma

Las prendas que cada persona usaba denotaban su estatus social y variaba de acuerdo a la estación del año. Por ejemplo durante verano vestían con prendas hechas a base de algodón, y durante invierno la tela preferida era la de lana debido a la protección que ofrecía. Una persona cumplía la mayoría de edad al alcanzar los 21 años.

En el caso de los varones, cuando llegaban a esa edad significaba que debían cubrir la túnica que normalmente usaban junto con una toga, la cual marcaba su estatus como hombre. A medida que el tiempo fuera pasando y un ciudadano fuera ganando distinción entre la población, colocaba distintivos en la toga para mostrarlos. En el caso de las mujeres vestían de coloridas y anchas piezas a las que se les llegó a conocer como palla.

Aunque la vestimenta básica en tiempos de la Antigua Roma eran las togas, existían diversos tipos y modos de llevarlas

Alimentación en la Antigua Roma

La costumbre de tomar alimentos se dividía en tres sesiones. La primera comida del día constaba de una comida sencilla que generalmente los infantes ingerían en su lugar de estudio, a ésta se le llamaba almuerzo. Antes de las horas de la tarde, los romanos disfrutaban de un bocadillo para el que no tenían que seguir ninguna clase de costumbre formal como lavarse las manos o reclinarse a la mesa.

Ahora bien, en el caso de la cena, se trataba del plato fuerte del día. En ésta abundaban las proteínas y los vegetales como el pescado, la carne, los hongos comestibles, aceitunas, huevos. Terminaban el banquete nocturno con un postre sencillo que podía incluir almendras, frutas o queso. El vino era una parte importante en las comidas, por lo que no faltaba. Además, comían usando los dedos, aunque para la época existían utensilios para comer.

La familia en la Antigua Roma

La nación romana era tan fuerte como lo eran las familias que la componían. La figura paterna era la que se encargaba de resolver cualquier situación que ocurría y esto no sólo incluía a quienes estaban relacionados sólo de sangre, también a los esclavos. En la sociedad romana antigua no era necesario llevar ante las autoridades civiles la solución a problemas que ocurrieran en el hogar, el padre tenía la jurisdicción plena para administrar la justicia dentro de los límites de su hogar.

La vivienda en la Antigua Roma

Los hogares de la antigua Roma eran una representación de la posición social. El tamaño de la residencia, así como el diseño o los materiales con los que estaban construidas eran importantes. Durante esta etapa de Roma, el uso de estatuas, esculturas, fuentes y jardines para decorar eran la tendencia. Los principales modelos arquitectónicos eran domus e insulae.

Domus de la Antigua Roma

Nacimiento y muerte en la Antigua Roma

Los romanos de antigüedad tenían costumbres peculiares cuando llegaban estos dos momentos de la vida. Cuando un bebé nacía, se le entregaba al progenitor, éste debía alzarlo por los pies y si lo levantaba lo más alto posible, representaba que el hijo era legítimo, y que, por lo tanto, le daría la manutención y la educación que necesitara.

Además, cuando el recién nacido alcanzaba los 8 días de vida o nueve (en el caso de las hembras), se llevaba a cabo un rito de purificación ante los dioses Hércules y Juno, así el niño contaría con la protección. Acto seguido, le colocaban un collar con un dije llamado bulla. Éste lo debían llevar hasta los 17 años de edad.

En lo que tiene que ver con las costumbres que llevaban a cabo con los fallecimientos, era importante la clase social que la persona había tenido en vida. Para el ciudadano estaban las alternativas: ser inhumado o incinerado. Para los esclavos había sepulturas comunes o ser alimento de aves carroñeras.

Historiadores han dejado relatos en los que se deja ver la desigualdad en el trato cuando alguien moría. A las afueras de las ciudades se hallaban unos pozos profundos en los que se arrojaban los cuerpos de los plebeyos. Mientras tanto, los miembros del gobierno, nobles y ricos disfrutaban de una celebración en la que su cuerpo era cortejado por músicos y una banda de personas que le rendían honor. Se les hacía una escultura en la que se escribía una pequeña biografía y se quemaba el cuerpo perfumado con esencias y flores. Las cenizas que quedaban de sus restos eran envasadas y decoradas con una lápida.

Ritual cortejado por músicos y una banda de personas que rinden honor

Religión de la Antigua Roma

La religión de la Antigua Roma después del siglo IV fue el cristianismo. Antes de este período, el culto a los dioses era la clase de veneración predominante. Se perseguía con crueldad a todo aquel que tuviera una religión diferente, ya sea que fuera cristiano o judío. No obstante, la situación dio un giro cuando en el año 325 Constantino realizó una reunión entre más de 300 miembros de las religiones llamada Concilio en Nicea.

Mediante los temas que se discutieron en este, se trajo un acuerdo de paz por medio del cual se detuvieron los maltratos a los cristianos y se estableció una libertad de culto que hasta los momentos era inexistente. Más adelante, en el año 380, se instituyó al cristianismo como religión en Roma. En el caso de quienes participaran en adoraciones diferentes, recibirían un castigo.

La medicina en la Antigua Roma

Las escuelas influyentes en la medicina de la antigua Roma fueron un aporte importante para la manera de tratar las enfermedades que existían en aquel entonces. Por ejemplo, la escuela de Asclepíades tenía la tendencia hacia atacar la enfermedad, buscar un remedio o antídoto. Para conseguir tales fines se empleaban la música, medicamentos, masajes y dietas. Mientras tanto, la corriente que provenía de Hipócrates sostenía que las enfermedades tienen un proceso que no debe ser interrumpido para no perjudicar al paciente.

Relieve con escena de incubatio

El poco conocimiento que se tenía acerca de la anatomía humana, se conocía por medio de los animales, pues estaba prohibido hacer prácticas póstumas con el cuerpo humano. La medicina no era una profesión que se enseñara en público, se hacía en privado y cualquiera a quien le interesara la podía ejercer.

Con el tiempo se crearon los primeros hospitales, pero debido a la falta de conocimiento, se les consideraba como instituciones a las que las personas iban a morir. Aunque se cuidaba la higiene, pues en Roma había un buen sistema de abastecimiento de agua, los practicantes no eran experimentados ni profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *