Virreinato

La historia humana está llena de conquistas y conflictos entre naciones y pueblos con el fin de imponer su poder, autoridad y gobierno. Por otro lado, algunos continentes se desarrollaron primero, logrando alcanzar un mayor poder y autoridad, además de una economía más fuerte. Esto permitió la extensión de los dominios de naciones más poderosas, que avanzaron incluso hasta continentes lejanos con el fin de sacar beneficios y establecer su control sobre estos nuevos territorios.

A continuación hablaremos del término virreinato que jugó un papel importante en este proceso de conquista a fin de preservar al máximo el control.

Definición de Virreinato

El manejo de cualquier espacio se complica mucho más cuando este se vuelve más grande o se encuentra lejos de su dueño. Una evidencia de esto es cuando una empresa comienza a crecer y empiezan a surgir las franquicias en diferentes lugares del país o diferentes lugares del mundo.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Es en ese momento cuando entran en juego los gerentes, subgerentes y todos los distintos cargos que ayudan a aligerar las cargas del dueño, pero que mantienen las normativas y los objetivos unificados en todas las sedes de la empresa. Algo parecido ocurría en la antigüedad con los reyes.

El cargo ocupado por un virrey o una virreina es lo que se define como virreinato. Este cargo es otorgado por un rey con la finalidad de que ejerza un gobierno en su nombre en un territorio de los que pertenecen a ese reinado y del cual no puede hacerse responsable directamente, ya sea por la distancia o la extensión del mismo. Esta institución política se consolidó también como una institución social y administrativa de la corona española.

La figura de los virreyes apareció cuando los Reyes Católicos enfrentaron dificultades para comunicarse y trasladarse en los territorios que pertenecían al reino. La solución para esto fue el nombramiento de un virrey para que esos territorios fueran administrados y gobernados por alguien que fuera de su total confianza.

Los Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla.

El primer virreinato nació a finales del siglo XV con el objetivo de gobernar las tierras lejanas que los Reyes Católicos tenían bajo su poder o aquellas que también habían heredado y se regían por los sistemas de gobierno de Europa. El fin de establecer un virreinato fue generar un gobierno de provincia del imperio para que atienda los asuntos de los territorios y además que siga las órdenes y que dependiera de los reyes.

Virreinatos en Europa

En América existieron varios virreinatos pertenecientes a la Corona Española, entre los que se puede mencionar:

PUBLICIDAD DE GOOGLE

  • El Virreinato de las Indias y Tierra Firme de la Mar Océano, desde el año 1492 hasta el año 1524.
  • El Virreinato de Nueva España desde 1535 hasta 1821
  • El Virreinato del Perú que tuvo lugar desde 1542 hasta 1824
  • El Virreinato de Nueva Granada tuvo dos períodos, la primera fue desde 1717 hasta 1723 y el segundo período fue desde 1739 hasta 1819
  • El Virreinato del Río de la Plata desde 1776 hasta 1811.
Virreinatos y Capitanías Generales en el siglo XVIII

Por otro lado, los reyes de Portugal, alrededor del año 1763, de igual manera formaron un virreinato llamado Virreinato del Brasil, el cual fue parte del Reino Unido de Portugal, Brasil, Algarve, Estado que se regía por la Casa de Braganza entre los años 1815 y 1822.

Los reinados de Rusia y Francia tomaron la misma iniciativa de constituir virreinatos para poder administrar los territorios que habían conquistado, pero que por su extensión o distancia eran bastante difíciles de controlar y supervisar de manera directa.

En esta época los virreinatos ya no existen, por lo que es un término que se utiliza netamente para referirse a los estudios históricos donde se habla de todo lo que ocurrió en el proceso de colonización tanto de América como de otros lugares del mundo.

El virreinato más importante de la corona Española

El Virreinato de Nueva España tuvo lugar desde el siglo XVI hasta el siglo XIX, específicamente desde 1535 hasta el año 1821. Antonio de Mendoza y Pacheco fue el primer virrey nombrado. Ciudad de México fue la capital de este virreinato, la cual se estableció para controlar la ciudad indígena de Tenochtitlán, después de su caída el día 13 de agosto del año 1521 a manos de Hernán Cortés, junto a sus aliados indígenas y demás hombres.

Este virreinato es considerado el más importante y de mayor extensión que llegó a tener el Imperio español, su extensión abarcaba un enorme territorio de América del Norte, dícese Estados Unidos, Canadá y México; América Central constituida por Puerto Rico, Cuba, Belice, Guatemala, Costa Rica, Santo Domingo, Honduras y por último Nicaragua; además de Asia y Oceanía.

Máxima extensión del Virreinato de Nueva España, con la incorporación de la Luisiana (1764 – 1803). En verde claro el territorio no controlado de forma efectiva, pero reclamado como parte del Virreinato.

Por ser un virreinato con tanta extensión, su organización política se tuvo que adaptar con la finalidad de mantener el dominio del Imperio español, por esto se vieron obligados a dividirse en reinos y capitanías generales. Y estos eran manejados por un gobernado y capitán general.

En la época de los colonos, los europeos se dedicaron a modificar las costumbres del pueblo indígena y fueron impuestas las enseñanzas de la religión católica, además de imponerles el idioma junto con otras costumbres europeas y diferentes manifestaciones culturales. Esto también dio lugar al mestizaje entre los europeos y los indígenas, por lo que indiscutiblemente las culturas se mezclaron y dieron origen a las tradiciones y costumbres que caracterizan a los países latinoamericanos hoy día.

El virreinato entró en una crisis política y social a principios del siglo XIX y esta fue incentivando poco a poco la necesidad de independencia de México, esta lucha por la independencia la inició Miguel Hidalgo y Costilla.

Finalmente, el 27 de septiembre de 1821, lograron consumar la independencia de México obtuviendo la victoria con un enfrentamiento armado y esto le puso fin al virreinato y al dominio de la Corona Española.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *