Tratados de Ciudad Juárez (1911)

México pasó por las manos de presidentes que hicieron decaer el país debido a su mal manejo del poder y de los recursos. Porfirio Díaz fue uno de ellos, por lo que se hizo necesario llegar a una solución.

A continuación, hablaremos de los Tratados de Ciudad Juárez y cómo esto fue un inicio hacia un cambio de gobierno.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

¿Qué son los Tratados de Ciudad Juárez?

El 21 de mayo del año 1911 se firmaron acuerdos de paz que llegaron a conocerse como los Tratados de Ciudad Juárez, donde Porfirio Díaz, el presidente de México de la época y Francisco I. Madero, el líder revolucionario en contra del gobierno llegaron a un acuerdo luego de que ocurriera la toma de Ciudad Juárez. A través de este acuerdo de paz llegaron a ponerle fin a los combates entre el estado y los revolucionarios que apoyaban a Madero, con lo que acabó con la primera parte de la Revolución Mexicana.

Estos Tratados de Ciudad Juárez establecían que tanto Porfirio Díaz como su vicepresidente, Ramón Corral, iban a dejar sus cargos para el mes de mayo de ese mismo año. Por su parte, Francisco León de la Barra, quien fungía como Secretario de Relaciones Exteriores, sería nombrado presidente interino mientras llegaba la época de elecciones. Posteriormente, Díaz se fue a Francia.

Diario de la época

Sin embargo, fuera de este acuerdo de paz no se estaba estableciendo ninguna reforma social como las antes prometidas por Madero. Además, impresionantemente se mantuvo la estructura gubernamental que había instaurado Porfirio Díaz bajo su gobierno. Madero apoyó la idea de que los tribunales serían los encargados de resolver los conflictos por tierra que surgieran, lo cual trajo como consecuencia algunos actos violentos sobre todo en zonas rurales del país.

Más tarde, Francisco I. Madero llega a Ciudad de México y en octubre de ese mismo año es nombrado presidente con José María Pino Suárez como su mano derecha y vicepresidente del país.

Antecedentes de los Tratados de Ciudad Juárez

En 1910, Porfirio Díaz, quien era presidente de México en ese momento, había ocupado este puesto por varios años consecutivos desde el año 1876. Al inicio de su gobierno, Díaz manifestó una actitud apática sobre la reelección presidencial, pero luego no tardó en darse cuenta de que esto le convenía y hasta realizó enmiendas con la finalidad de mantenerse en el poder.

Portada del libro El Porfiriato, publicado en Octubre del 2015.

Este período de varios años bajo el gobierno de Porfirio Díaz llegó a conocerse como El Porfiriato, donde aunque es cierto que hizo un gran esfuerzo por aumentar el nivel de calidad en áreas como las ciencias, las artes y la cultura del país mexicano, lo cierto es que fue una época plagada de problemas sociales y protestas.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Llegó un momento en que dichas protestas alcanzaron su máximo nivel en el año 1910, cuando obtuvo nuevamente la presidencia de forma muy dudosa ante un Francisco Madero que había dado a conocerse y al cual encarceló más tarde. Luego, Madero fue liberado de prisión y se esforzó por reunir adeptos a fin de derrocar el gobierno de Díaz. Así fue como se inició la Revolución Mexicana.

Toda esta campaña la realizó en la ciudad de Tucson, a la cual se dirigió luego de salir de prisión. Allí Madero se dedicó a proclamar el plan en contra del gobierno de Porfirio, el cual llegó a conocerse más tarde como el Plan de San Luis de Potosí. Este plan también incluía mejoras en el sector agrario, aparte de por supuesto el fin del período del Porfiriato y elecciones justas y transparentes.

Ante este plan reaccionaron personas importantes del país y que posteriormente se hicieron un nombre en la Revolución como Pancho Villa, Emiliano Zapata y Pascual Orozco, quienes también participaron en revueltas en el estado de Chihuahua, específicamente en Ciudad Juárez. Luego, Madero salió de su exilio y se unió al movimiento en contra del Estado.

Francisco Madero junto a Villa y Orozco llevaron la delantera en la rebelión que se dio en el norte. Pero el alzamiento que lideró Zapata en el centro y el sur del país alcanzó un resultado más amplio y productivo, el cual fue más difícil de detener por parte del Estado. Por eso, Zapata llegó a ganarse la admiración de la mayoría de la población que estaba en contra de Porfirio Díaz, ya que se había convertido en uno de los mejores líderes del país.

Fue esta fama e importancia que llegó a tener Zapata lo que llevó a Porfirio Díaz a firmar un acuerdo de paz con Madero. Por su lado, Madero trató lo máximo posible de que no hubiera tanta violencia, sino más bien que se llegara a un acuerdo como este.

Consecuencias de los Tratados de Ciudad Juárez

Francisco León de la Barra

La consecuencia más inmediata que tuvo la firma de los Tratados de Ciudad Juárez fue que se nombrara a Francisco León de la Barra presidente provisional. Posteriormente, Madero entró a Ciudad de México para lograr el poder. Sin embargo, parece que Zapata no estaba contento con esta presidencia provisional de De la Barra, por lo que continuó combatiendo en la ciudad de Morelos.

Por otro lado, al principio Zapata apoyaba a Madero y su revolución, pero luego empezó a desagradarle el hecho de que Madero parece que no tenía ninguna intención de cumplir los planes que había prometido de reformar el sector agrario o de acabar con los grandes hacendados. Esto llevó a Zapata a distanciarse de Madero y su plan.

Más tarde, la reputación de Zapata se vio afectada por la prensa de Ciudad de México, la cual estaba controlada por los terratenientes, porque se empezaron a referir a él como “bandido”. Esto hizo que los generales a favor de defender el acuerdo fueran en contra de Zapata y sus hombres por considerar que estaban en contra de dicho acuerdo. Así, se llevaron a cabo algunos combates en el sur de México. Más adelante, en noviembre del año 1911, Zapata se vale del Plan de Ayala para denunciar a Madero y reconocer a Pascual Orozco como el verdadero líder de la revolución.

Fuerzas surianas a las órdenes de Emiliano Zapata

Por otra parte, Madero llegó a ser objeto del desagrado de algunos otros revolucionarios que al principio lo apoyaron, como Orozco mismo. Esto se debió a que Madero después que firma los Tratados de Ciudad Juárez, hace un gesto de reconciliación con el gobierno de Díaz. Luego, se le dio la oportunidad de escoger a los que conformarían el gabinete de De la Barra, pero en vez de elegir a su propia gente, aquellos que lo apoyaron en la revolución, prefirió dejar el sistema federal actual, lo cual incluía a los mismos jueces de la Corte Suprema, los mismos legisladores de las asambleas y los mismos burócratas federales. Además, decidió darle puestos a aquellos maderistas de mejor clase, incluyendo a su esposa.

Estaba claro que esto no le dio buena fama a Madero. De hecho, personajes como Venustiano Carranza, Porfirio Díaz y Orozco expresaron su desacuerdo contra estas acciones de Madero. En el caso de Orozco, quien apoyó muchísimo a Madero en la revolución, se sintió traicionado y rebajado al simplemente recibir un puesto como comandante de las zonas rurales del estado de Chihuahua. Posteriormente, Orozco dio origen al Plan de la Empacadora y se declaró en contra de Madero.

1 comentario en “Tratados de Ciudad Juárez (1911)”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *