El primer Imperio Francés, es también ampliamente conocido como Imperio Napoleónico o sencillamente como Imperio Francés. Era un estado soberano cuyo territorio incluía gran parte de Europa central y occidental. También tuvo diversos dominios coloniales como Francia de Ultramar y estados satélites.

Abarca todo el periodo de lo que se conoció como la Era Napoleónica, el cual va desde la coronación de Napoleón I como emperador en el año 1804 hasta su retirada y exilio para el año 1814.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

¿Cómo fue el inicio del Primer Imperio Francés?

Para el año 1799, Napoleón Bonaparte toma el poder de Francia a través de un golpe militar. El primer imperio francés, que se conocía como Imperio Napoleónico, marcó el final de años de lucha en la desatada Revolución Francesa. Napoleón logró restaurar la paz a través de victorias militares y negociaciones diplomáticas, alcanzando a neutralizar a los adversarios de Francia.

En este ámbito, uno de los aspectos que más destacan fue el acuerdo de paz que se firmó con Inglaterra en 1802. Este acuerdo le daba fin a los periodos de conflictos, aumentando su prestigio. Para el año 1804, dos años después de convertirse cónsul vitalicio, Napoleón Bonaparte fue autorizado para asumir el papel de Emperador de Francia  a través de un plebiscito.

¿Qué fue el Código Napoleónico del Primer Imperio Francés?

El código civil francés que se publicó el 21 de marzo de 1804 y que se conoció como el  Código Napoleónico, permitió consolidar el poder de los burgueses. Este documento, sin duda, marcó y caracterizó el Primer Imperio Francés. Contaba con dos mil artículos, de los cuales únicamente siete hablaban sobre el trabajo y unos ochocientos sobre la propiedad privada. Se prohibían los sindicatos y las huelgas, pero permitía que se crearan asociaciones de empleadores. Este código fue hecho por y para la burguesía, es decir, por los dueños de propiedades para proteger la propiedad.

Código Napoléonico

A través de este Código, se consolidó el espíritu revolucionario que tenía la burguesía. Había libertad económica y también personal, carácter individual de la propiedad, igualdad ante la ley, matrimonio civil y el divorcio. Además, fue la evidencia clara de la separación completa entre el Estado y la Iglesia, ya que las leyes religiosas ya no tenían cabida en lo que al Estado se refería.

Alcance de las Guerras Napoleónicas en el Primer Imperio Francés

Las Guerras Napoleónicas causaron muchos cambios territoriales en el mapa europeo. Napoleón soñaba con llevar a Francia a ser una potencia hegemónica en toda Europa y lograr dominar un extenso territorio. Como consecuencia de sus grandes aspiraciones, se constituye la Confederación del Rin y, de forma general, las regiones que dominó Napoleón llegaron a ser fieles gobiernos al emperador francés. De esta manera su influencia fue incrementándose cada vez más.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

El magnánimo emperador alcanzó grandes victorias en Europa central, debido a que su poder militar era superior. Pero esta superioridad evidente en tierra no lo era correspondida en el mar. Su principal enemigo, Inglaterra, era más poderoso que Francia.

El Bloqueo Continental contra Inglaterra

Con una flota experimentada y una economía desarrollada, Inglaterra constituía un rival sólido para Francia. Con el propósito de vencerlos, Napoleón coloca en marcha lo que se conoció como Bloqueo Continental, con el que cortó el comercio en todos los puertos de Europa para los ingleses. Su plan era causar la ruina de Inglaterra para después invadir la isla.

A los países que estaban bajo la influencia del emperador se les obligó a no hacer comercio con Inglaterra. Mientras que aquellos que eran neutrales, fueron amenazados con una supuesta invasión. La única nación que opuso resistencia al bloqueo, fue Portugal por ser aliado de Inglaterra.

Finalmente, el Bloqueo Continental fue un fracaso, aunque perjudicó las relaciones comerciales de Inglaterra, estos lograron subsistir manteniendo comercio con Portugal y la India. Por otro lado, la situación convulsa española hizo que Inglaterra presionara a las Cortes de Cádiz para que se permitiera el libre comercio en las colonias americanas españolas, ampliando considerablemente el mercado.

Caída del Primer Imperio Francés

Un conjunto de derrotas externas, además de la represión policial y la censura de los que criticaban al gobierno; hicieron que para 1810 Napoleón perdiera popularidad en Francia. La derrota que más afectó a Napoleón y su ejército fue en Rusia. Intentaron ocupar este país para el año 1812 cuando el zar no obedece el bloqueo continental y comienza a hacer intercambios comerciales con Inglaterra.

En Moscú se practicó una inteligente estrategia en la que, antes de que fueran invadidos por los franceses, desalojaron y quemaron todo intencionalmente. De esta forma, al llegar los franceses, ya no quedaba nada de abrigo ni alimento para reponer fuerzas. Al retirarse a Francia, durante el invierno, tanto el frío como el hambre y algún esporádico ataque ruso provocaron que miles de franceses murieran.

Poco después, hacia el otro lado del Imperio, España acompañada de Inglaterra logran la derrota de José I. obligando a los franceses a dejar la Península Ibérica. Tras estos fracasos Austria y Prusia, potencias absolutistas, se unen a Inglaterra para finalmente derrotar a Napoleón Bonaparte. Es por ello que para el año 1814 este es obligado a dimitir y marcharse exiliado a la Isla de Elba.

Napoleón Bonaparte Exilio

¿Qué fue el gobierno de los Cien Días?

Aunque había perdido todo su poder sobre Francia y se encontraba en el exilio, Napoleón no se sentía acabado. El regreso de los nobles que emigraron durante la revolución, solicitaban recuperar sus posesiones y privilegios. Estas circunstancias propician el clima ideal para que el inquisitivo emperador regresara. Se escapa de la isla de Elba, recupera su poder llegando a gobernar durante un periodo denominado el gobierno de los Cien Días.

Esto fue lo que duró la vuelta de Bonaparte a Francia, cien días. Es derrotado nuevamente en la batalla de Waterloo, por diferentes países europeos. Lo llevan al exilio nuevamente, esta vez en la isla de Santa Elena, en medio del Océano Atlántico, donde muere para el año 1821.