En el mundo existen diferencias de creencias religiosas muy arraigadas en las personas, lo cual no es nada nuevo. Desde hace siglos atrás han existido distintas clases de culto y también distintos dioses a quien adorar. Fue así como surgió el paganismo y cuyas características influenciaron enormemente a muchas personas que habitaron diferentes regiones del mundo.

A continuación hablaremos sobre el paganismo, sus características, su origen y cómo sus costumbres, creencias y prácticas influenciaron al mundo llegando incluso hasta nuestros días.

¿Qué es el paganismo?

Desde un punto de vista etimológico, la palabra pagano se refiere a una persona que vive en el campo. Este término tiene su origen antes del cristianismo, el cual hace referencia a cultos o creencias que eran parte del Imperio Romano en aquel entonces.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Después del surgimiento del cristianismo en Europa, se empezó a conocer a aquellas personas que estaban envueltas en actos, ceremonias o prácticas fuera del cristianismo como paganos. Por otro lado, hay quienes dicen que un pagano es aquella persona que no tiene ninguna especie de religión.

Además, el paganismo generalmente tenía como base el culto o adoración a más de un dios, es decir, constituía un conjunto de creencias politeístas. Esto se puede observar claramente en las creencias de los pueblos nórdicos, como por ejemplo los vikingos, quienes adoraban a distintos dioses paganos entre los que se conoce a Odín, Thor, Bor y otros más.

El paganismo también tiene relación con el hedonismo, el cual es la búsqueda del placer, en especial placer sexual, como principal objetivo en la vida. De ahí que el paganismo incluyera prácticas sexuales como parte de adoración a sus dioses, una serie de ritos que envolvían tanto a hombres como mujeres.

Origen del paganismo

El paganismo tuvo su origen hace miles de años atrás, específicamente en la Edad de Piedra, donde se inició el culto a deidades nórdicas que tenían relación directa con el chamanismo. En ese tiempo se conocía como paleopaganismo, la raíz o base principal de lo que se conoce hoy como paganismo. Este fue evolucionando hasta convertirse en todo un conjunto de ritos, ceremonias y prácticas relacionadas con la adoración a dioses de origen nórdico o precristiano.

Se realizaban cultos a la fertilidad como parte de su adoración, lo que incluía actos sexuales depravados a fin de satisfacer a sus dioses y conseguir su favor. En muchos casos incluía orgías en los lugares de culto al aire libre, prácticas bien vistas debido a que se consideraban sagradas. También incluía el culto a los dioses de la caza, su principal medio de supervivencia. Esto les permitía obtener la bendición y protección de sus dioses en este medio de vida.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Orgía pagana de los romanos

En la Edad de Bronce el paganismo tuvo mayor auge, porque se inventa la escritura y se comienzan a registrar las costumbres y prácticas del mismo. Además, se dio inicio posteriormente al culto al sol, lo cual llevó a la construcción de monumentos representativos y que les servían en este tipo de culto, como el famoso monumento de Stonehenge en Inglaterra.

Características del paganismo

El paganismo se fue desarrollando a través del tiempo, por lo que llegó a albergar una serie de características fundamentales que hicieron posible la existencia y posterior permanencia en el mundo a pesar de la aparición del cristianismo. Entre sus características podemos mencionar las siguientes:

  • Conservaba un punto de vista trágico de la vida y una negación hacia todo tipo de nihilismo.
  • Mantenía una relación estrecha entre lo profano y lo sagrado.
  • Manejaba una ética fundamentada principalmente en el honor.
  • Incluía el culto a los antepasados como parte de sus ritos y costumbres.
  • Tenía un concepto aristocrático del ser humano.
  • Un intercambio constante entre la estética y la sensualidad.
  • Rechazaba la idea de que la naturaleza es una propiedad privada del ser humano, ya que este tiende a destruirla y explotarla.
  • Concebía la idea de que el mundo no llegó a existir por creación sino que nunca tuvo principio ni tendrá un final, simplemente va cambiando a través del tiempo.
  • Rechazaba cualquier revelación universal y estaba en contra de todo tipo de fanatismo, dogmatismo, universalismo, fatalismo y proselitismo.
  • Permite que los opuestos se unan de forma armoniosa y entren en un espacio de reconciliación.
  • Se oponía a la doctrina del dualismo, es decir, la coexistencia de dos entidades o principios que tienen un mismo nivel de poder y autoridad.

¿Dónde se desarrolló el paganismo?

Como el paganismo es de origen nórdico, se desarrolló especialmente en la zona oeste y central de Europa, aunque posteriormente se extendió hacia otras regiones del mundo por medio del Imperio Romano, el cual en tiempos precristianos adoptó el paganismo como su forma de culto y estilo de vida.

A pesar de que los romanos no tenían las mismas creencias que los paganos, permitieron que estas costumbres y prácticas propias del paganismo continuaran existiendo por todo su dominio, incluso permitieron que se abrieran templos en Roma y otras regiones dominadas por los romanos.

Panteón de Agripa: primer caso de un templo pagano convertido al culto cristiano

Tipos de paganismo

Hay diferencias de prácticas y costumbres relacionadas con el paganismo, por lo que es necesario clasificar de forma más específica los distintos tipos de paganismo que existen basándonos en ciertos lineamientos determinados. Los tres tipos de paganismo que existen son:

  • Paganismo de la tierra: Este tipo de paganismo se centra en la naturaleza y la ecología. Según este tipo de paganismo, el hombre debe tener una relación especial con su entorno natural. La tierra y la naturaleza representa algo importante en su vida y que va más allá del aspecto individual. Además, quienes practican este tipo de paganismo tienen como objetivo establecer una conexión con la naturaleza.
  • Paganismo del sí mismo: No se trata de un culto egoísta centrado en el pagano como tal, sino más bien se centra en lo que se conoce como el Yo profundo, es decir, tiene como objetivo el desarrollo de la parte individual, espiritual y psíquica de la persona. Es una especie de autoayuda para el que practica este tipo de paganismo. El Sí mismo debe ir más allá de lo individual a fin de que esté bien calibrado.
  • Paganismo de la divinidad: Este tipo de paganismo se centra en distintas formas de devoción politeísta y en la reconstrucción de otras formas de paganismo. Sus practicantes viven dedicados a la adoración y culto de una o más deidades. Para estas personas, son las divinidades las que van más allá de lo individual, por lo que buscan establecer una conexión especial con los dioses paganos.

Decadencia del paganismo

La decadencia del paganismo comenzó con la propagación y aceptación del cristianismo en Europa y el mundo entero en el siglo primero, lo cual le restó fuerza a las prácticas y creencias paganas de aquel entonces. Con la aparición de Constantino, el cristianismo fue ganando fuerza e influencia en todo el debilitado Imperio Romano, por lo que se inició una dura campaña para acabar con toda otra religión.

La absorción del paganismo fue un proceso sumamente largo y difícil, debido a lo arraigadas que estaban las creencias, costumbres y prácticas en los paganos. De hecho, algunas de las creencias y doctrinas principales del paganismo se tuvieron que añadir al cristianismo, ya que muchos paganos de zonas rurales de Europa se rehusaban a dejarlas.