Nobleza

En la Edad Media, durante el período conocido como el Antiguo Régimen, la Nobleza era parte de los tres estamentos en conjunto con el Tercer Estado (plebe) y el clero ¹.

Después de las revoluciones burguesas, este estrato social fue abolido del poder político. Esto se debió principalmente a que la legitimidad del mismo no se hallaba sustentada en la voluntad popular, sin embargo mantuvo su influencia social. Existían diversos tipos de nobleza y esta presentaba características específicas. Este estamento dominó la realidad durante siglos en Europa, basando su poder en el prestigio y la superioridad desde el nacimiento, siendo las relaciones de parentesco las que unifican a la nobleza como estamento separado de los demás. El principio de primogenitura extiende el dominio de una familia a través del tiempo. La nobleza está por encima de los campesinos que son la mayoría de la población ².

¿Qué era la nobleza? ³

Era una clase social que se conformaba por personas que poseían títulos nobiliarios heredados de los antepasados o inclusive concedidos por el rey. Era una cualidad que se transmitía por herencia, muchas veces siguiendo el principio de primogenitura, es decir que se transmitía a un heredero (el hijo mayor) la entidad territorial. No debemos olvidar que durante la Edad Media es la tierra el bien más deseado y el que brinda poder a un señor. Los derechos sobre la tierra incluían también derechos sobre las personas que vivían en ella (los siervos).

Los verdaderos nobles eran los que descendían de la nobleza y se les llamaba también gentlemen o caballeros. El conjunto de personas que componían la nobleza estaban separados y se distinguían del resto de los hombres, conocidos desde el siglo XVI como plebe o plebeyos.

¿Cómo vivía la nobleza?

La nobleza habitaba en castillos y su principal ocupación era cazar. Con regularidad hacían guerras contra otros grupos de nobles o solían entrenarse en torneos violentos. Los castillos de la Edad Media consistían principalmente en una torre que se hallaba rodeada por una muralla.

Los nobles no contraían matrimonio con la plebe, de hecho era deshonroso que un noble se casase con una plebeya y lo era más en el caso contrario. Esta alianza era desaprobada y la descendencia de esta no se consideraba como un verdadero noble. El matrimonio debemos entenderlo como herramienta para construir alianzas y poder; el matrimonio podía significar la unión de dos familias nobles poderosas. Por otro lado, para continuar siendo noble era estrictamente necesario vivir noblemente, lo que implicaba no trabajar en ninguna clase de oficio. La nobleza podía vivir sin trabajar porque contaba con mucho poder de mando sobre los siervos.

El trabajo también se consideraba deshonroso y hacía que se perdiera la nobleza. Cuando el rey Luis XIV trató de convencer a la nobleza para que se estableciera en las colonias y se dedicaran al comercio, hizo un decreto. Se estableció que el comercio marítimo era una activada que no permitiría perder la nobleza.

La Fachada sur del Castillo de Warwick -1748.
Óleo sobre lienzo. 75 x 120,5 cm. En Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid
Nº INV. 78 (1978.13)
Autor: Canaletto (Giovanni Antonio Canal)
En MuseoThyssen

Tipos de nobleza

  • Nobleza de privilegio: Era concedida por el rey de cada nación como una recompensa a los servicios prestados o a las acciones gloriosas. Esta podía ser personal o transmisible.
    • Personal: Se concedía solamente a un sujeto para que gozara de la misma mientras este vivía, desaparecía el día de su muerte.
    • Transmisible: Es cuando se otorgaba un título tanto a una persona y sus descendientes, de manera que pase a todos los grados en orden lineal recto de varón en varón.
  • Nobleza de sangre: Es la que proviene por el linaje y se hereda de los mayores. Si esta se transmite desde mucho antes a los registros que existen, se conoce como nobleza inmemorial. Este era el caso de casi todos los hidalgos, los cuales disfrutaban de su rango sin poseer alguna carta ejecutoria o documento de concesión de hidalguía.

Rangos de la nobleza

La nobleza estaba dividida en diferentes rangos. Los magnates ocupaban el rango más importante, entre ellos estaban los condes, marqueses y duques. Se conocían por ser propietarios de extensos terrenos. Seguían los vizcondes, barones, etc. que poseían extensiones de terreno de menor tamaño. El último rango era el de los caballeros, los cuales poseían caballos y arnés, estos formaban parte de la guardia personal.

El feudo o señorío de un señor era una condición que, dependiendo de la riqueza que poseyera, ofrecía los recursos requeridos para optar por una vida conforme a la nobleza. Otras de las condiciones que permitían a un noble obtener rentas suficientes para acceder a la alta nobleza, era la posición que ocupara en la Corte (nobleza cortesana ) o en la guerra.

La nobleza y su papel militar

El papel militar que desempeñaba la nobleza fue de gran importancia durante la Edad Media y Edad Moderna. Se consideraba el pago que los nobles ofrecían a la sociedad para poder mantener el estatus económico y social privilegiado. En lugares como España, la nobleza comienza a perder la vocación militar hacia finales del siglo XVI. Los cargos pasaron a manos de mercenarios.

En otros países, los nobles seguían desempeñando un rol importante en el ejército. En el siglo XVIII se hacen reformas para intentar otorgar nuevamente cargos militares a la nobleza española. Finalmente, dicho requisito desaparece en el siglo XIX.

La nobleza construye su poder desde la tierra, teniendo al castillo como centro controlan a los campesinos que les rinden tributos en forma de dinero o productos . La amenaza de ejercer la violencia sobre los dominados está siempre latente, como también la probabilidad de conflicto con personas que están por fuera de sus territorios. Durante la Edad Media los conflictos armados son muy comunes y se considera al accionar militar como prueba de honor y valor, a través de la guerra los nobles aumentan su prestigio y, por ende, su poder. Además en las guerras se capturaban botines que luego eran divididos entre los caballeros; detrás del accionar militar también había intereses económicos.

Por último, no debemos olvidar que la nobleza no sólo se desarrolló y existió en Europa sino que también extendió su poder sobre las colonias, ese es el caso de América tras la conquista española .

Características de la nobleza

Entre las características que tenía la nobleza como clase social en la Edad Media se pueden mencionar:

  • No estaban en la obligación de pagar impuestos.
  • Poseían grandes extensiones de terreno.
  • Tenían grandes cantidades de siervos o campesinos que realizaban el trabajo por y para ellos.
  • Eran dueños de armas y castillos.
  • Como no trabajaban, tenían el tiempo libre suficiente para dedicarse a actividades como la caza, la pesca o para organizar torneos como el combate con espadas en época de paz o las justas.
  • Si estallaba un conflicto armado, los nobles estaban en la obligación de ofrecerse para servir al rey en las guerras.
  • La relación de la nobleza con el servicio militar resultaba en reservar los puestos de dirección del ejército a los que formaban parte de este estamento. También estaban libres de las levas obligatorias.
  • La nobleza llegó a ser una de las fórmulas usadas por las monarquías para reclutar personal de la milicia.
  • La nobleza es la gran consumidora de bienes de prestigio durante la Edad Media, el comercio de larga distancia existía gracias a su consumo.

Alfonso III, siglo XII, en National Geographic

Privilegios de la nobleza

En España los privilegios que ostentaba la nobleza estaban regidos por las leyes, específicamente la Novísima Recopilación y Las Siete Partidas ¹⁰. Entre las prerrogativas más destacadas estaban:

  • Se encontraban libres de los tributos relacionados con los plebeyos, aunque debían contribuir para reparar muros, fuentes, cercas y puentes.
  • No se podían encarcelar por deudas civiles, pero sí era posible por los delitos, casi delitos, valores o derechos reales. En este último caso se les colocaba en una cárcel separada de los demás.
  • No se les aplicaba ningún tipo de tortura ni eran condenados a morir en la horca.
  • Tampoco se les condenaba a que se desdijeran del agravio hecho a otros.

Bibliografía

¹ Duby, G. Los tres órdenes o lo imaginario del feudalismo. Barcelona, 1980.
Feller, L. Campesinos y señores en la Edad Media. Siglos VIII-XV. Valencia, 2015.

² Baschet, J. La civilización feudal. Europa del año mil a la colonización de América. México, 2009.

³ Astarita, Carlos. Prácticas del conde y formación del feudalismo: siglos VIII al XI. en Anales de la Universidad de Alicante, Historia Medieval, 2006.

Elias, N. La sociedad Cortesana. Fondo de Cultura Económica, México, 1982.

Sáiz Serrano, J. Caballeros del rey: Nobleza y guerra en el reinado de Alfonso el Magnánimo. Universidad de Valencia, 2008.

Toubert, P. Castillos, señores y campesinos en la Italia Medieval, Barcelona, 1990.

Rizo-Patrón, P. La nobleza de Lima en tiempos de los borbones. Perú, 1989.

Morales Moya, A. Poder político, economía e ideología en el Siglo XVIII español: la posición de la nobleza. España 1981.

Salvador De Moxó. Feudalismo, señorío y nobleza en la Castilla medieval. Real academia de la historia, Madrid, 2000.
Carrasco Martínez, A. Los grandes, el poder y la cultura política de la nobleza en el reinado de Carlos II. España, 1999.

¹⁰ Alfonso X, el Sabio. Las siete partidas. Escritas entre 1256 y 1265

  • ¿Te ha resultado útil este artículo?
  • SiNo

1 Comentario

Añade el tuyo →

  1. Me ayudo muchisimo gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *