Monarquía constitucional

La monarquía constitucional es una forma de gobierno más moderna que la llamada monarquía absoluta. Esta surge en respuesta al abuso de poder que supuso la monarquía absoluta en distintas partes del mundo, en especial en ciertos países de Europa.

Puede decirse que se concibe como un eslabón intermedio entre la monarquía absoluta y la monarquía parlamentaria, puesto que el rey se encuentra limitado en sus acciones con respecto a una ley suprema. Aprende más sobre esta forma de estado y sus características a continuación.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Concepto de monarquía constitucional

Antes de definir qué es la monarquía constitucional, es importante conocer cuál es el concepto de monarquía en general. Esta es una clase de gobierno en donde la soberanía es ejercida por un individuo que la ha recibido de manera hereditaria y vitalicia.

Monarquía constitucional o parlamentaria.
Monarquía de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth)
Monarquía semi-constitucional
Monarquía absoluta
Entidad monárquica a nivel sub-estatal

Por su parte, la monarquía constitucional se puede definir como una clase de estado o gobierno en donde existe separación de los poderes. En donde el monarca exhibe el Poder Ejecutivo al nombrar al gobierno; a la misma vez que el poder Legislativo es ejercido por un parlamento o asamblea, comúnmente electo por la ciudadanía.

Es una forma de monarquía suavizada, por decirlo así, puesto que el rey es controlado por una ley suprema o por la constitución. En pocas palabras, el poder que ejerce el monarca se encuentra sujeto a lo que dicte la carta magna.

¿Cómo surge la Monarquía Constitucional?

La monarquía absoluta reinaba en muchos estados desde la época de la Edad Media y se caracterizaba por el hecho de que el poder de un monarca no se limitaba por nada ni por nadie. El rey representaba la única y máxima autoridad, de hecho se relacionaba la fuente de su poder con Dios y por este motivo no podía amenazarse ya que significaría sublevarse contra Dios.

Nacen nuevas filosofías de gobierno

Al surgir nuevas formas intelectuales y filosóficas se empezó a prestar atención a la libertad y a la igualdad ante la ley. De esta forma, la monarquía absoluta se comenzó a ver como una idea antigua y sesgada. Como resultado empieza a desdibujarse esta filosofía ante los primeros indicios de nuevas ideas y movimientos iluministas para el siglo XVIII.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Se comienza a ver como inconcebible que una sola persona se encargara de manejar todo el poder y tomara las decisiones sin consultar con nadie más. Además que en todas sus acciones no existiera ninguna clase de control que limitara al monarca, cuando dichas decisiones atentaran en contra de las libertades de cada quien.

Inicio de la monarquía constitucional

La monarquía constitucional hace su aparición en países donde hay una tradición monárquica extendida. Como una forma de adaptar la monarquía a los tiempos actuales, se conserva la figura de rey o monarca, pero sus atribuciones son limitadas. Esta fue una respuesta después del surgimiento de las primeras repúblicas, tales como Estados Unidos y Francia.

Esta clase de gobierno existía en el Reino Unido desde tiempo antes que explotara la Revolución Francesa. En este caso, el poder del monarca se limitaba por la presencia de distintas instituciones, en especial la del Parlamento (que actualmente representa al poder legislativo). El parlamento tenía suficiente poder, por estar compuesto por burgueses y nobles con alto poder económico. Esto le confería la potestad de cuestionar, o hasta negar, las decisiones que los monarcas querían tomar si no se encontraban en sintonía con las ideas propias.

Por otra parte, la monarquía constitucional constituyó la primera forma de estado que surge en Francia después de la Revolución Francesa. Los revolucionarios deciden acordar con el rey en funciones un poder compartido que se basara en el respeto hacia la constitución dictada por los Estados Generales. Como esta clase de gobierno no funciona en Francia, la monarquía desaparece en el país.

Luis XVI jurando fidelidad a la Constitución de 1791 de la Monarquía constitucional francesa sobre el altar de la patria, de Guy Brenet.

Ejemplos de monarquía constitucional en la actualidad

En la actualidad hay varias zonas del mundo en donde la monarquía constitucional va de la mano con alguna forma democrática de gobierno. Por lo general, esto se debe a que el país en cuestión considera la monarquía como parte de su tradición. Ejemplo de esto son:

  • España
  • Reino Unido
  • Dinamarca
  • Países Bajos
  • Noruega
  • Suecia
  • Regiones hacia el sudeste asiático
  • Áreas que conforman la Commonwealth: Australia, Canadá, Nueva Zelanda, etc.

En países como estos, la monarquía debe compartir la soberanía con el pueblo, es por ello que este último puede escoger alguien que los represente políticamente por medio del sufragio.

Otro ejemplo es el Principado de Mónaco, ciudad estado soberana que se ubica en Europa Occidental, entre los Alpes franceses y el Mar Mediterráneo. Según la constitución del lugar, su forma de gobierno es la monarquía constitucional de carácter hereditario. El monarca actual, el Príncipe Alberto II, pertenece a la dinastía Grimaldi que gobierna desde fines del siglo XIII. Por su parte, el Ministro de Estado es quien ejerce las funciones ejecutivas, ordena a la policía, preside al consejo de gobierno, además de otras ocupaciones establecidas en la constitución. Es nombrado por el príncipe y depende de él.

Palacio del Príncipe de Mónaco.

Características de la monarquía constitucional

  • El rey se considera jefe de Estado pero no es la suma de todos los poderes.
  • Las facultades del monarca se ven relegadas por la ley que dicta la constitución.
  • Es la unión de la tradición con la democracia. El monarca llega ser, básicamente, un ícono de la unidad estatal.
  • El título de monarca o rey se obtiene únicamente de forma hereditaria y vitalicia.
  • Hay monarquías fuertes y débiles. En las primeras el rey tiene mayores capacidades en el poder ejecutivo, puede disolver el parlamento y llamar a elecciones. Mientras que en las segundas, el monarca tiene atribuciones formales o simbólicas.

¿Qué puede hacer el rey en una monarquía constitucional?

  • Elegir al primer ministro
  • Administrar las relaciones exteriores
  • Condenar y proclamar leyes
  • Declarar la guerra o formular tratados de paz
  • Convocar al parlamento o expresar su disolución a solicitud del primer ministro
  • Conceder indultos y amnistías.
  • Conferir honores y distinciones.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *