La Niña, la Pinta y la Santa María

La historia de Cristóbal Colón y sus viajes por el Atlántico está completa con las famosas carabelas La Niña, la Pinta y la Santa María. Aunque estas embarcaciones desaparecieron y su paradero ha llegado a ser un misterio, en la actualidad siguen siendo conocidas y nombradas constantemente en los libros y temas de historia. Estos barcos acompañaron a Colón en su viaje al Nuevo Mundo.

Quiénes tripulaban la Niña, la Pinta y la Santa María

Aproximadamente unos 88 hombres zarparon junto a Cristóbal Colón en las naves la Niña, la Pinta y la Santa María. Salieron desde Palos de las Fronteras, el 3 de agosto del año 1492. Un viaje de expedición que cambió para siempre el mundo y la visión que hasta el momento se tenía de él.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Quienes integraban esta tripulación, especialmente los capitanes, eran verdaderos expertos y conocían la vida en alta mar. Los marineros eran capitaneados por el propio Colón, además de Pedro Velasco, Cristóbal Quintero y los hermanos pinzón.

Características de La Niña, La Pinta y La Santa María

Las carabelas eran un tipo de embarcación que se caracterizaba por ser alta, ligera y larga, podían llegar a medir hasta 30 metros de altura. Eran estrechas, de aparejo latino o redondo y presentaban tres mástiles, todo sobre una cubierta única y castillo de popa elevado. Podían llegar a navegar hasta 15 Km/h, ocho nudos. El casco era ligero y afinado, dando como resultado una nave veloz e idónea para ganar barlovento.

Las carabelas permiten transportar mucha mercancía, por lo que se puede alimentar a los tripulantes durante viajes largos, no requieren remeros y puede aumentarse la superficie y el número de las velas. Estas características hicieron que Cristóbal Colón escogiera algunas carabelas como parte de su flota para uno de los viajes de expedición más importante de la historia.

La Niña

Réplica de la carabela La Niña, en el Muelle de las Carabelas, La Rábida (Palos de la Frontera)

La niña pertenecía a Juan Niño y se trataba de una carabela con velas latinas. Fue construida en los astilleros antiguos del Puerto de Moguer aproximadamente entre 1487 y 1490. Era una embarcación en general pequeña que se diseñó para navegar las aguas del Mediterráneo. Su capitán fue Vicente Yáñez Pinzón y puede que haya formado parte del segundo y del tercer viaje de Colón, llegando a recorrer más de 25.000 millas náuticas.

Características estructurales de La Niña

Poseía una eslora que medía unos 15 metros, lo que indica que se trataba de una carabela de tamaño mediano. Las velas no poseían rizos ni sistemas de cabos que ayudaran a disminuir la superficie en condiciones de fuerte viento. Las jarcias que soportaban los palos se hallaban enganchadas hacia los costados de la nave. No presentaba castillo de proa, y el alcázar era de tamaño bastante pequeño.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Cuál fue el destino de La Niña

Es poca la información que se ha obtenido sobre esta embarcación, se cree que no retornó del Nuevo Mundo. Posterior a los viajes de Cristóbal Colón, se le cambió el nombre y probablemente se convirtió en una nave de transporte que navegaba en alguna parte de Sudamérica. El destino de su tripulación también ha sido escasa.

La Pinta

Réplica de la carabela «La Pinta» en el Muelle de las Carabelas de Palos de la Frontera.

La Pinta fue una carabela que se construyó unos años antes del primer viaje de Colón en los astilleros de Palos. Martin Alonso Pinzón escogió esta nave por sus particulares cualidades náuticas. Algunos historiadores llegaron a pensar que era propiedad de la familia Pinto, por el nombre que tenía. Sin embargo, fue alquilada por los armadores Cristóbal Quintero y Gómez Rascón quienes llegaron a América en ella como marinos. El nombre tal vez se debió a una medida de capacidad utilizada para líquidos o incluso es posible que su nombre verdadero fuera la Pintá.

Características estructurales de La Pinta

Se trataba de una carabela nórdica con velas cuadradas y velamen sencillo. Los palos de mayor y mesana estaban aparejados con una gran vela cuadrada. Sus medidas eran 5,36 m de manga y 17 m de eslora. La característica más destacada de esta nave era su velocidad. Colón registró en su diario a bordo que la Pinta alcanzó en una noche hasta 15 millas por hora, lo que equivaldría a 11 nudos, la misma velocidad de un carguero medio actual.

Cuál fue el destino de la Pinta

No se sabe qué sucedió realmente con La Pinta, algunos creen que se destruyó y abandonó, otros piensan que se hundió en América. Lo que sí es cierto es que La Pinta estaba tripulada por 26 hombres bajo las órdenes de Martín Alonso Pinzón, un marinero aventurero que amaba el mar. Se cree que su tripulación lo adoraba y él estaba dispuesto a hacer cualquier locura inimaginable.

La Santa María

Réplica de la Nao Santa María en el Muelle de las Carabelas, La Rábida, en Palos de la Frontera.

El navío La Santa María no era en realidad una carabela, como popularmente se conoce, era más bien una nao o carraca. Fue construida hasta donde se sabe en Galicia, por lo que se le llamó originalmente La Gallega y pertenecía a Juan de la Cosa. Era la nave capitana de esta flota que surcó el Atlántico con el nombre de Santa María (Santa María de la Inmaculada Concepción era su nombre completo). Por muchos meses, este navío fue un hogar para Colón quien fue su Almirante, pasaba horas revisando los mapas y escribiendo en su diario.

Características estructurales de La Santa María

Su tamaño era mediano, poseía una única cubierta de unos 17,7 m de eslora  y contaba con tres mástiles. La Santa María podía soportar una carga de unas 51 toneladas. En el palo mayor se encontraban aparejadas dos velas cuadradas, la vela mayor tenía una cruz de color rojo en el medio y una vela de gavia. Una vela cuadrada en el trinquete y una vela triangular en el palo de mesana. Del bauprés guindaba una vela de cebadera.

Cuál fue el destino de La Santa María

La carraca Santa María se perdió en las aguas caribeñas en el primer viaje de Cristóbal Colón. En 1994 se descubrió la campana cerca de la costa portuguesa. Es probable que Colón recuperara esta campana y la misma permaneciera en Santo Domingo hasta que la llevaron a España en 1555. En el 2014 unos investigadores creyeron descubrir el pecio de esta nave cerca de las playas de Haití. Durante un tiempo, este descubrimiento se volvió noticia, pero otros investigadores enseguida replicaron que no era posible que se hallara en esta ubicación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *