Imperio Carolingio

Los imperios de la antigüedad llegaron a ser la base de naciones y países que conocemos en la actualidad. La historia del Imperio carolingio relata el empeño de una dinastía familiar por extender el territorio que gobernaban junto a la ayuda de la iglesia católica. Esta alianza les permitió fortalecerse y al mismo tiempo reforzar los ideales de la organización religiosa.

Por otra parte, los cambios que realizó Carlomagno en el ámbito cultural y educativo cambió por completo la enseñanza de las artes en toda Europa, aspecto que tiene un profundo impacto en el presente.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Definición del Imperio carolingio

De esta manera se conoció al imperio conformado por Carlomagno y Pipino el Breve. Esta dinastía gobernó en el territorio del oeste del continente europeo, formando las bases para dos naciones de la época moderna: Alemania y Francia. Ambos dirigentes compartían el objetivo de volver a los valores religiosos, culturales y políticos del período medieval. En su mejor momento, el imperio liderado por Carlomagno llegó a extenderse por 1.112.000 Km2 de Europa con un total de más de veinte millones de ciudadanos.

Historia del Imperio carolingio

Pipino fue coronado rey en el año 754 d.C. con el completo apoyo de la iglesia y su líder, el papa Esteban II. La ceremonia lo afianzaba como un líder que no sólo había sido elegido por los ciudadanos, sino también por Dios. El reinado de Pipino dio comienzo a la formación del estado francés, y además le dio poder importante a la figura del papa, mezclando a la iglesia con la política.

Al llegar el año 768 d.C. Pipino falleció. Al suceder esto, sus dos hijos quedan a cargo del reino: Carlomán y Carlos. El primero de éstos murió, dejando a Carlos gobernando como único soberano. Las virtudes de Carlos como su devoción religiosa, inteligencia y poder le hicieron adoptar un nuevo nombre: Carlomagno.

Charlemagne empereur d’Occident, por Louis-Félix Amiel (1839). Museo de la Historia de Francia.

Las batallas que Carlomagno emprendió después del año 772 d.C. extendieron su territorio por las zonas ocupadas por los sajones. Durante estas campañas se llevaron a cabo asesinatos en masa de todas aquellas personas que practicaban el paganismo. Se ocuparon las regiones de Inglaterra, Irlanda, Verden, Croacia, Austria y Baviera. Con estas victorias y la globalización del catolicismo, Carlomagno se convirtió en uno de los dirigentes de la cristiandad más influyentes. De hecho, obtuvo el título de “Emperador de Roma”. Después de la muerte del líder romano en el año 814 d.C., su hijo Luis heredó el trono, sin embargo ni él ni sus sucesores pudieron mantener unido al imperio carolingio.

Características del Imperio carolingio

Los rasgos sobresalientes que definieron al imperio carolingio fueron:

PUBLICIDAD DE GOOGLE

  • Una sociedad basada en posiciones o castas en la cual la figura máxima era el emperador.
  • La lealtad de quienes apoyaban a Carlomagno dependía de los favores que él les otorgara. En muchos casos dichos favores estaban estrictamente relacionados a la concesión de amplios terrenos a miembros de la nobleza. A estos personajes se les llegó a conocer como vasallos, quienes estaban a disposición del imperio cuando éste era atacado.
  • Existían los esclavos, pues quienes desarrollaban las labores agrícolas no tenían derechos. Eran propiedad de los nobles, quienes decidían sus vidas.
  • Las ciudades estaban divididas en tres renglones: los ducados, las marcas y los condados. Los condes administraban el territorio equivalente de una ciudad entera y recibían la autoridad directamente del emperador. Las marcas eran todos aquellos espacios fronterizos en los que se encontraban apostados miembros del ejército preparados para cualquier clase de invasión. Por su lado, los ducados estaban constituidos por un número de condados sobre los cuales la figura del Duque ejercía la autoridad.

Forma de gobierno del Imperio carolingio

El gobierno del imperio carolingio se caracterizó por ser un imperio absolutista, tal como se gobernaba en la Antigua Roma. El sistema legislativo era colectivo, puesto que las leyes se aprobaban por medio de asambleas convocadas durante dos ocasiones en el año en las que tenían derecho a la participación todos aquellos considerados como ciudadanos.

El lugar de residencia de Carlomagno en el imperio era la zona de Aquisrán, ciudad que era percibida como el centro del imperio. En esta región Carlomagno contaba con las figuras del chambelán y el canciller. Estos miembros de la corte eran la mano derecha del emperador, contribuían al éxito de sus tareas y realizaban labores de secretarios.

Territorios conquistados por el Imperio carolingio

A partir del año 773 d.C. se comenzó con la anexión de nuevos territorios al imperio dirigido por Carlomagno comenzando con Benevento y Spoleto. Estas provincias estaban pobladas por un grupos de personas llamado los lombardos. Estos se encargaban de perseguir a los integrantes de la iglesia católica y en las regiones antes mencionadas se encontraba el Papa Adriano, quien le pidió ayuda al emperador del imperio carolingio. Como resultado, éste emprendió la marcha junto con su ejército y consiguieron exterminar a los lombardos y al mismo tiempo, liderar en esta zona de Europa.

A las adyacencias del río Elba se encontraban los sajones. Carlomagno llevó a cabo una campaña de aproximadamente 30 años para la conquista de estas regiones, acabando con el paganismo e inculcando el cristianismo por medio de la instalación de diócesis que de manera cabal sometieron a la población a adoptar su punto de vista.

Continuando de manera estratégica, se le unieron los territorios de las actuales Croacia y Austria al imperio. Este ducado estaba bajo la autoridad de Tasilón II, quien tras años de lealtad al gobierno de Carlomagno, comenzó a desobedecer a sus órdenes. Como consecuencia, el emperador planificó una invasión militar y derrotó a las fuerzas rebeldes.

Para el siglo IX los territorios ocupados por el emperador Carlomagno abarcaban zonas de Italia, Austria y los pirineos. No obstante, regiones como Bretaña permanecieron intactas a sus dominios.

Economía del Imperio Carolingio

La fuente de ingreso del imperio carolingio residía en la producción agrícola de cereales en el interior del imperio. Los procesos de exportación e importación se encontraban en un estado de completa inexistencia, lo que significaba que cada región producía lo suficiente para alimentar a su población y sólo los dueños de las tierras productivas eran los que obtenían una ganancia lo suficientemente alta como para hacerse ricos. Muchos de estos propietarios eran miembros de la iglesia católica, quienes poseían grandes abadías y villas en las cuales los esclavos trabajaban y cancelaban un alto impuesto por cultivar la tierra.

Aspectos como la explotación de minas de diamante, oro, plata u otros metales valiosos era impensable, pues éstas se hallaban abandonadas y completamente agotadas. A su vez, esto generó la escasa producción de monedas de buena calidad para el comercio. Además, los impuestos especialmente elevados impedían tal actividad.

Religión del Imperio carolingio

La religión que profesaban los integrantes del imperio carolingio fue la católica. El estado formó una relación simbiótica con los dirigentes del papado de esta organización en la que estos les dieron reconocimiento divino a las autoridades políticas, mientras que el imperio les aseguró seguridad militar y autoridad sobre la población.

Mediante esta alianza el objetivo era unir a Europa bajo una sola forma de adoración cristiana y de gobierno imperial. Además, con las conquistas que el imperio realizaba de forma avasallante, la intención de la iglesia era extenderse más allá del territorio imperial. En sus incursiones por pueblos politeístas que adoraban a dioses paganos como Alemania y Sajonia, lograron influenciar con las creencias católicas. Sin embargo, en la zona de España, en la que la mayoría de la población era musulmana, no tuvieron éxito.

Arte y cultura del Imperio carolingio

Durante esta época de la historia, la educación era un proceso social en decadencia. La mayoría de las personas no eran instruidas. Destrezas tan simples como aritméticas, escritura y lectura eran dejadas de lado. De hecho, Carlomagno, junto con los personajes más influyentes de su época, no tenían ninguna clase de educación académica. No obstante, a partir del siglo IX se comenzó con un proceso al que se le catalogó como “renacimiento”, pues mediante los esfuerzos del emperador se mejoró el nivel de cultura.

Evangelios de Lorsch 778–820. Escuela palatina

Por otro lado, se llevó a cabo la construcción de la Escuela Palatina por medio de la cual se educaría a los nobles y a sus hijos. De hecho, esta institución proveyó un antecedente para todo el continente europeo en el futuro pensum de estudio de las artes, pues las letras, ciencias y arte fueron condensadas en el conocimiento de la música, aritmética, astronomía, geometría, dialéctica, gramática y retórica.

A consecuencia de este cambio en el aspecto educativo del imperio, su arte se estilizó y especializó en los campos de los mosaicos, la arquitectura y la escultura. La evolución en los mosaicos se veía retratada en representaciones basadas en escenas bíblicas que se hallaban en las iglesias. Por otra parte, las obras arquitectónicas combinaban el uso de la piedra y la madera con arcos y columnas en forma de cruz o cuadros. Las esculturas de este período del imperio se identificaban por su inigualable belleza y el uso del marfil.

Desintegración del Imperio carolingio

Entre las causas que influyeron en la pérdida de este imperio es importante mencionar:

  • La desorganización del imperio en sentido político, lo cual significaba sólo una cosa, la gobernación de Carlomagno sólo dependía de la lealtad de quienes le apoyaban, lo cual le daba muy poco margen de ventaja.
  • No existía un ejército. Sólo las personas de clase alta podían tener acceso a poseer un caballo y los medios para equipar al animal para la batalla.
  • Este imperio era muy extenso y debido a que no estaba bien organizado políticamente, las provincias que lo conformaban fueron haciéndose cada vez más independientes las unas de las otras. En cada una de estas los nobles fueron ganando poder y popularidad como líderes.
  • Los bajos medios de producción. La sociedad del imperio carolingio sólo cultivaba del suelo y realizaban intercambios comerciales con naciones vecinas.
  • La muerte de Carlomagno ocasionó conflictos internos en el imperio, lo cual lo debilitó y, por consiguiente, los hizo caer por parte de las naciones atacantes del norte.

Personajes del Imperio carolingio

  • Pipino el Breve

    Pipino el Breve: Nació a las cercanías de Bélgica en el año 715 d.C. Contrajo matrimonio con Bertrada de Laon con quien tuvo dos hijos. Durante su gobierno llevó a cabo reformas para dar paz a su nación y expandir sus dominios. Se ganaba la lealtad de la nobleza por medio del intercambio de extensos territorios. Durante el año 759 d.C. en la conquista de la provincia de Narbona, consigue la expulsión definitiva de las personas de origen árabe de los límites del imperio. Al momento de su muerte, acaecida en el año 768 d.C., había distribuido el territorio del imperio carolingio entre sus dos descendientes: Carlomán y Carlos I.

  • Carlomagno: Nació en el año 742 d.C., luego de la muerte de su padre en en el año 768 d.C heredó la responsabilidad de gobernar el imperio junto con su hermano. Al principio, esto causó malestar político debido a sus malas relaciones familiares, sin embargo al retirarse Carlomán a una vida lejana a la política, todo el poder quedó en manos de Carlos I, quien después se convirtió en Carlomagno. Luchó arduamente junto al Papa para acabar con las demás religiones y amasar un extenso imperio. A la edad de 61 años, en el año 813 d.C. corona a uno de sus hijos como emperador. Al año siguiente, cae víctima de una enfermedad llamada pleuritis y fallece.

2 comentarios en “Imperio Carolingio”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *