Historia de la Tierra Prometida

La Tierra Prometida es un elemento frecuente en la liturgia propia del judaísmo y, además, tiene presencia en distintos pasajes de la Tanaj y la Biblia cristiana. ¿En que consiste esta “Tierra Prometida”?. ¡La respuesta se la brindaremos a continuación, acompáñennos!. 

Introducción ⁽¹⁾

Se conoce como “Tierra Prometida” a un relato bíblico, en el cual la deidad promete la entrega de tierras a sus fieles creyentes. En cierto modo, se puede decir que este elemento aparece en distintos libros del Antiguo Testamento y la Tanaj judía: Génesis, Éxodo, Números, Deuteronomio y Ezequiel.

La Tierra Prometida es aquella que Jehová promete a Abraham en el libro de Génesis:

…alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.

Génesis (13:14.15)

Otra mención importante sobre la Tierra Prometida la podemos encontrar en el pasaje de Génesis (15:18), en donde se narra un pacto entre Jehová y Abraham:

En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates;  la tierra de los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, los heteos, los ferezeos, los refaítas, los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos (15: 18-21)

Génesis (15:18)

Extensión de la Tierra Prometida ⁽²⁾

Los límites planteados para la Tierra Prometida son objetos de controversias, ya que difieren sus trazados en distintos pasajes bíblicos. Por un lado, en el Génesis, Éxodo y Deuteronomio, la Tierra Prometida alcanza sus límites más amplios (Israel, Jordania y Líbano, parte de Siria e Irak, la costa oriental de Egipto y el norte de Arabia Saudita).

Todo lugar que pisare la planta de vuestro pie será vuestro; desde el desierto hasta el Líbano, desde el río Eufrates hasta el mar occidental será vuestro territorio.

Deuteronomio (11:24)

Por otra parte, en el pasaje de Números, hallamos una mayor puntualidad de los límites de esta tierra y, en consecuencia, el espacio delineado es menor:

Y Jehová habló a Moisés, diciendo: “Manda a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra de Canaán, esto es, la tierra que os ha de caer en herencia, la tierra de Canaán según sus límites: Tendréis el lado del sur desde el desierto de Zin hasta la frontera de Edom; y será el límite del sur al extremo del Mar Salado hacia el oriente. Este límite os irá rodeando desde el sur hasta la subida de Acrabim, y pasará hasta Zin; y se extenderá del sur a Cades-barnea; y continuará a Hasar-adar y pasará hasta Asmón. Rodeará este límite desde Asmón hasta el torrente de Egipto, y sus remates serán al occidente. Y el límite occidental será el Mar Grande; este límite será el límite occidental. El límite del norte será este: desde el Mar Grande trazaréis al monte de Hor. Del monte de Hor trazaréis a la entrada de Hamat, y seguirá este límite hasta Zedad; y seguirá este límite hasta Zifrón y terminará en Hazar-enán. Este será el límite del norte. Por límite al oriente trazaréis desde Hazar-enán hasta Sefam; y bajará este límite desde Sefam a Ribla, al oriente de Aín; y descenderá el límite, y llegará a la costa del mar de Cineret, al oriente. Después descenderá este límite al Jordán y terminará en el Mar Salado: Ésta será vuestra tierra por sus límites alrededor.

Números (34: 1-12)

Mapa comparativo de las extensiones de la Tierra Prometida
Mapa comparativo de las extensiones de la Tierra Prometida. En rojo podemos vislumbrar la enorme extensión brindada por los pasajes del Génesis, Éxodo y Deuteronomio. En azul, son los límites trazados por Números. Extraído de Elordenmundial.

Historia de la Tierra Prometida ⁽³⁾

Desde el punto de vista histórico, parte de la Tierra Prometida estuvo bajo control de los israelitas entre los siglos X y VII, sin embargo, el Reino de Israel decaerá por las divisiones internas (Conformación del reino de Israel en el Norte; y el Reino de Judá en el sur) y las intervenciones de potencias extranjeras como Asiria, Babilonia y Persia. Desde ese momento, aquellas tierras no volverán a tener un monarca de tradición hebraica. Los exilios forzosos que sufrió el pueblo judío provocó su abandono de esta región. Aunque tuvieron breves periodos de independencia en el contexto de la República y el posterior Imperio Romano, fueron nuevamente sometidos. Durante la ocupación romana, aquellas tierras pasaron a llamarse “Palestina”.

Con la caída de Roma Occidental, Palestina pasó a estar dominado por Bizancio hasta que en el año 639 d.C fue conquistada por los árabes. El dominio árabe en la región se prolongó durante toda la Edad Media. En el año 1517, durante la Edad Moderna, el Imperio otomano logró hacerse de estos territorios y los dominó hasta 1917 (Edad Contemporánea). En el año 1897 se formó la Organización Sionista, la cual promovió la inmigración de la comunidad judía hacia la zona de la “Tierra Prometida” para salvarse y hacer frente al contexto de racismo europeo contra su gente.

Mapa comparativo de la división entre israelitas y palestinos.
Mapa comparativo de la división entre israelitas y palestinos. Extraído de Solosequenosenada.

Hacia el año 1920, Palestina fue adjudicada al gobierno Británico para su administración, según una disposición de la Sociedad de Naciones. Desde ese entonces, los británicos permitieron un mayor establecimiento de la comunidad judía en la región, aunque dispusieron ciertas restricciones. Esta inmigración aumentó a gran escala desde el año 1933, debido a la persecución del nazismo contra el pueblo judío en Europa.

En 1948, Gran Bretaña renuncia a su mandato en Palestina e inmediatamente se proclamó el nuevo Estado de Israel tras un previo plan otorgado por las Naciones Unidas. De este modo, Palestina quedó dividida: por un lado, surgió la administración de Israel que permitió la inmigración masiva de judíos a sus tierras; por el otro, existieron administraciones bajo la jurisdicción árabe. Sin embargo, la Liga Árabe se opuso rotundamente al surgimiento del Estado de Israel, y al día siguiente de su fundación comenzó un ataque contra este. A pesar de la derrota árabe en este conflicto, la situación bélica entre estas comunidades y la judía continúan incluso hasta el día de hoy.

Bibliografía

¹ – Artículo de Solosequenosenada.

-Bravo, Gonzalo. Historia del Mundo Antiguo. Madrid, 2015.

-Kinder, Hermann; Hilgemann, Werner. Atlas Histórico Mundial I. Madrid, 2006.

² – Artículo de Elordenmundial.

³-Bravo, Gonzalo. Historia del Mundo Antiguo. Madrid, 2015.

-Kinder, Hermann; Hilgemann, Werner. Atlas Histórico Mundial I. Madrid, 2006.

-Kinder, Hermann; Hilgemann, Werner. Atlas Histórico Mundial II. Madrid, 2006.

  • ¿Te ha resultado útil este artículo?
  • SiNo