Historia de la esclavitud

La historia de la esclavitud se remonta al inicio de las civilizaciones y está relacionada directamente con la guerra. Según los historiadores, no hay una cultura en la que no se haya llevado esta cruel práctica. Las fuentes documentales ubican cada civilización, de una u otra manera, en actividades propias de los esclavos, como eran los sirvientes domésticos, trabajadores de obras de construcción civil e incluso tareas militares. Conozcamos desde sus inicios hasta su abolición.

¿Qué es la esclavitud?

Se define esclavitud a un estado social donde las leyes y las costumbres sujetan a una persona como propiedad de otra. Se considera una forma involuntaria de servidumbre, donde los servicios o trabajos obtenidos por la persona se logran por la fuerza. En la antigüedad, un esclavo era una persona que se podía comprar, vender, regalar e incluso canjear como pago por una deuda.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

En la mayoría de los casos, la práctica de la esclavitud se fundamentaba en un prejuicio racial donde la clase social propietaria de los esclavos era considerada superior. La adquisición de las personas en esta condición era producto de:

  • La conquista de los pueblos.
  • Castigo de personas por haber cometido un hecho delictivo.
  • Personas que se vendían así mismos en pagos de deudas.

De este modo, el sujeto débil se encontraba al servicio del más fuerte. Generalmente, el trato que se suministraba a estas personas incluía crueldad y abuso por parte de los dueños. En ocasiones, eran considerados bienes de gran valor y se les otorgaba un trato humano.

La esclavitud en la antigüedad

La esclavitud se volvió una práctica aceptada que daba fundamento a la sociedad y economía en las civilizaciones antiguas. Era muy frecuente el uso de este tipo de personas en los negocios, casas, en las actividades agrícolas y en las grandes construcciones. Un ejemplo de lo que supuso esta condición en la antigüedad se resume de la siguiente manera:

Esclavitud en Egipto

Antiguo Egipto

El concepto de esclavo en el antiguo Egipto se usa para facilitar la compresión del término en relación con las actividades que realizaba. Por lo general, era un prisionero de guerra, parte de la servidumbre, siervos, tutores, artesanos y trabajadores de las áreas rurales. La adquisición de estas personas era el resultado de la captura en guerras y compra en naciones extranjeras.

En el caso de los esclavos hijos de prisioneros, estos se consideraban propiedad del faraón y podían ser donados o pasados a la nobleza, los generales e incluso a los sacerdotes. En Egipto, los esclavos contaban con derechos legales, percibían un salario, si eran maltratados podían acudir a los tribunales e incluso contaban con la opción de ser ascendidos.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Esclavitud en Grecia

La esclavitud en Grecia era una actividad completamente normal, ya que su trabajo se consideraba esencial en la construcción, artesanía y agricultura. Gran parte de la población pertenecía a esta condición y se encontraba dividida en las siguientes clases:

  • Esclavos domésticos: Estaban al mando de su amo en las tareas de la casa, en el campo o en los negocios de estos.
  • Esclavos dependientes: Eran aquellos que, aunque no vivían con los amos, le trabajaban en sus negocios.
  • Esclavos públicos: Eran aquellos que servían como policías, secretarios, conserjes, mantenimiento público, entre otras actividades.
  • Cautivos de guerra: Una vez capturados ejercían actividades no especializadas y generalmente eran encadenados.
Antigua Grecia

Los esclavos en Grecia contaban con un trato amable, protección por parte del estado y la posibilidad de librarse. Se toleraban los golpes físicos, aunque se prohibía el uso excesivo de la violencia por parte los propietarios.

Esclavitud en Roma

La historia de la esclavitud en Roma data de un fundamento económico para la nación, por lo que fue necesaria, especialmente durante el imperio. Los adinerados, requerían de múltiples esclavos para atender las tareas agrícolas y domésticas en los hogares. A su vez, las guerras y conquistas redujeron el número de soldados, esto hizo necesario importar una gran cantidad de esclavos para realizar las actividades rurales.

La principal fuente de personas en condición de esclavos provenía de las guerras. No obstante, los convictos y deudores se vendían así mismos o a sus familias como esclavos para saldar las deudas. Como resultado, entre un 15% y 20% de la población eran esclavos.

Imperio romano, 200 AD

La historia de la esclavitud en la Edad Media

El hecho de que en la Edad Media se adoptara el cristianismo como religión oficial en Roma y se diseminara hacia otras partes del mundo, optimizó considerablemente la clase esclava, aunque no se eliminó. En religiones como el islam, a pesar de su prohibición, un gran número de países la aceptaba como una manera de tratar a los rebeldes y los malos musulmanes.

Por su parte, en la Europa occidental y los vikingos, la captura de personas como esclavos se generalizó.

Esclavitud en la Edad Moderna

La historia de la esclavitud en la Edad Moderna se remonta al siglo XV y se extendió hasta el año 1800, donde fue una práctica muy generalizada. Entre los países que se dedicaron a este tipo de comercio se encontraron:

  • Portugal: Al necesitar gran cantidad de personas para las actividades agrícolas, comenzó la importación de entre 700 y 800 esclavos procedentes de África.
  • España: Con el paso del tiempo, España imitó esta práctica y obligaba a los indígenas a trabajar en las minas y cultivar grandes extensiones de terreno. Como no estaban acostumbrados a este estilo de vida, muchos no sobrevivieron.
  • Imperio Otomano: El imperio otomano o turco esclavizó a los sometidos resultantes de las guerras. Estos hombres eran castrados para protección de las mujeres del patriarcado y las mujeres como concubinas que realzaban el poder patriarcal.

Las actividades que llevaron a la exploración de África y el descubrimiento de América, agudizaron en gran manera la esclavitud. Lo fuerte del trabajo y las condiciones a las que se sometían a las personas, trajo como consecuencias las muertes de muchos indígenas, lo que llevó a su abolición. Sin embargo, desde el siglo XVI fue una práctica que afectaría a los negros africanos.

El comercio de esclavos africanos

Abolición de la esclavitud

El proceso de la abolición de la esclavitud se dio por partes, como resultado de una nueva manera de pensar filosófica y política. Inició en Dinamarca en el año 1792, posteriormente en el Reino Unido en el año 1807 y Estados Unidos en 1810. Sin embargo, para la erradicación en todos los estados norteamericanos hubo que esperar la finalización de la Guerra Fría.

Con el tiempo, el Reino Unido trató de convencer a otros países para que prohibieran esta cruel práctica y el tráfico de personas. En América, el surgimiento de nuevas leyes llevó a la abolición de la esclavitud en diferentes países entre los años 1813 y 1869. Solo en Brasil se extendió hasta el año 1888.

Algunos de los luchadores se esforzaron por incluir en sus batallas a personas de origen africano. Sin embargo, esta fue una acción repudiada por la clase burgués, incluso en España, se dieron una serie de conflictos y tensiones que impedían la invalidación de esta condición por completo.

En el siglo XX, la lucha se extendía y el compromiso en contra de esta práctica se debía reafirmar. Por ello, en 1926 se celebra la Convención Internacional sobre la Esclavitud, donde se aprobó la eliminación y prohibición de la comercialización de esclavos, así como ejecutar cualquier forma de esclavitud.

Por último, en 1980, después de diversos intentos, se abolió oficialmente la esclavitud en Mauritania. Con ello, se termina con años de sufrimiento para una gran cantidad de personas en esta condición.

En resumen, la historia de la esclavitud es un proceso lleno de dolor y dominación para personas de diversas clases y etnias. Aunque en un principio sirvió para consolidar la economía de muchas naciones y solo hacía referencia a una clase social, con el tiempo el rechazo y el maltrato se generalizó. De ello se aprende, el valor de la libertad y de la lucha por los derechos humanos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *