La tensión política y social que existía en Europa en la década del 20 del siglo XV era evidente. Después del asesinato en la hoguera de Juan Hus, quien fuera miembro de la Iglesia Católica, explotó una serie de conflictos que prendieron las flamas de la guerra. Hus fue un predicador de las ideas de la reforma y sin temor había criticado la corrupción que plagaba a la Iglesia, lo cual lo llevó de una condición privilegiada a morir entre las llamas.

Su muerte conmovió tanto a sus seguidores en territorio checo que estuvieron dispuestos a ir en contra del imperio romano y la iglesia. Por esto se comenzaron una variada cantidad de movimientos de todo tipo: religioso, educativo, social y político en defensa de los ideales que Hus había sembrado. Estos movimientos llegaron a conocerse como las Guerras Husitas, veamos más detalles sobre estos conflictos.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Causas de las Guerras Husitas

El imperio romano había colonizado Bohemia, por lo que los miembros de la clase alta eran sólo los romanos, mientras que los checos eran los de la clase baja. Al pasar los años, la cantidad de colonos fue disminuyendo y el conocimiento educativo y cultural de los checos se incrementó, pues muchas obras literarias comenzaron a traducirse a su idioma. Como resultado, hubo rivalidad entre estas dos facciones, pues los checos comenzaron a aspirar a cargos que anteriormente le correspondían a los colonos, y aparte de ello, recibieron el apoyo del rey quien aprobó un Consejo municipal en el que la gran parte eran ciudadanos checos.

Retrato de Jan Hus

Las ideas reformistas que iban en contra de la iglesia fueron un aspecto influyente para las Guerras Husitas. La iglesia se sumía en vicios y corrupción, lo cual le restaba adeptos, por lo que las ideas de Juan Wiclef fueron aceptadas por estudiantes y miembros religiosos. Uno de estos seguidores fue Juan Hus, quien exploró y extendió las enseñanzas del filósofo inglés al punto de instaurar una corriente propia, el husismo.

La traición de la que fue víctima Hus, quien se había trasladado a Constanza el mes de noviembre de 1414 debido a un consenso que se planeaba hacer entre la iglesia y la reforma, terminó en cárcel y muerte para él. Como resultado, a mediados del año 1415 hubo respuesta por parte de los reformistas, quienes rechazaron la muerte de Hus. Sin embargo, la reacción de la iglesia fue una amenaza, declarando que todos los que fueran seguidores de las ideas de Hus y Wiclef serían asesinados, dando paso de esta manera al enfrentamiento y enardecimiento de los husitas.

Martirio de Jan Hus (Spiezer Schilling, 1485).

¿Cuándo y dónde tuvieron lugar las Guerras Husitas?

Estas guerras fueron divididas en 5 fases o cruzadas:

  • Primera cruzada: Comenzó el 17 de marzo del año 1420, cuando los husitas fueron atacados por más de 2000 guerreros a caballo de manera sorpresiva. El líder husita Zizka junto con un grupo de 400 hombres logró resistir el ataque y avanzar hacia las regiones de Prachatice, Strakonice y Pisek. Como resultado, en septiembre de ese mismo año se impuso un régimen husita en Praga.
  • Segunda y tercera cruzada: Este período abarcó los años 1421 y 1422 en los que el emperador Segismundo continuó enviando tropas para revertir el avance de los husitas. Sin embargo, estos siguieron en su cruzada en contra de la iglesia y todos aquellos edificios a su nombre. Para el año 1422 se pelearon las guerras de Havlickuv Brod y Kutná Hora, en la que los husitas fueron los vencedores.
  • Después de la tercera cruzada hubo una pausa en la que las matanzas e invasiones continuaron. No obstante, el derramamiento excesivo de sangre trajo divisiones entre los husitas y perdieron adeptos. Se conquistaron las regiones de Moravia, Silesia y otras poblaciones de Austria como Pulkau y Retzy. En 1424 falleció Zizka y en su lugar quedó Procopio el Calvo.
  • Cuarta cruzada: Durante el año 1427 se llevó a cabo la Batalla de Tachov. En ella se enfrentaron un gran ejército enviado por el papa Martín V en contra de los husitas. Los católicos fueron derrotados y no pudieron evitar que sus enemigos destruyeran todas las ciudades católicas que encontraban a su paso hasta llegar a la región de Eslovaquia el año 1431.
  • Quinta cruzada: Abarcó el año 1431 en el que los husitas se apoderaron de las ciudades de Pilsen, parte de Polonia y el norte de Eslovaquia.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Vencedor de la Guerras Husitas

El bando vencedor después de 5 cruzadas y más de una década de enfrentamientos fue el de los husitas. Durante este largo período de sangrientos enfrentamientos los husitas se enfrentaron ante el Reino de Hungría, el Sacro Imperio Romano y el Papado. Sus victorias se atribuyen a dos aspectos decisivos: las estrategias y las armas de fuego como los mosquetes, cañones y armas de mano que tenían a su disposición.

Consecuencias de la guerras husitas

  • Debido a sus virtudes como diplomático político, Segismundo recibió reconocimiento por parte del papado. Por esta razón recibió el título de emperador romano.
  • El concilio llamado Compactata de Praga, que se firmó en el año 1433 trajo como consecuencia que los utraquistas, quienes habían sido parte de los husitas, volvieran a apoyar a la iglesia.
  • Armados con parte de lo que era su ofensiva, los católicos se enfrentaron a los husitas el 30 de mayo del año 1434, trayendo la derrota del ejército comandado por Procopio el Calvo. A razón de este enfrentamiento la matanza fue tan atroz que prácticamente desaparecieron todos los guerreros del bando husita.
  • Los husitas que quedaron vivos después de la derrota acaecida en Lipany huyeron, mientras que otro grupo se unió al bando de asesinos extranjeros.
  • Los husitas restantes se confabularon con el ejército polaco y en septiembre del año 1434 volvieron a enfrentarse a las fuerzas militares de Segismundo en Brux. Como resultado, fueron vencidos.
  • Se exigió al pueblo de Bohemia reconocer a Segismundo como rey de la región por medio del acuerdo de Basilea. Por tal razón, en agosto de 1436 éste arribó a la región como su nuevo líder.
  • La comunidad autóctona de Bohemia retrocedió de estatus social. Tras las guerras y masacres volvieron a depender de gobiernos extranjeros, lo cual rebajó su clase y por tanto, oportunidades de progresar.