Historia del ferrocarril

El hombre siempre ha buscado la forma de realizar sus trabajos de una forma más sencilla y de administrar mejor su tiempo a fin de ser más productivo. Para lograr este objetivo muchas veces es necesario un medio de transporte veloz que ayude a las personas a llegar a otro destino en el menor tiempo posible sin arriesgar su vida.

La historia muestra que el hombre se ha esforzado por desarrollar distintos medios de transporte efectivos. Uno de ellos ha sido el ferrocarril. Por eso, en este artículo analizaremos todo lo relacionado al ferrocarril, cuándo se inventó, dónde se inventó, quién lo inventó, su historia, los tipos de ferrocarriles que se han inventado y la importancia de contar con un medio de transporte como este.

¿Cuándo se creó el ferrocarril?

Un antecesor del ferrocarril llamado diolkos, tuvo su origen en el siglo VI a.C. el cual consistía en surcos excavados en los caminos de piedra de la Grecia de aquella época. Sobre estos surcos circulaba una especie de vagón de gran tamaño con ruedas, con el objetivo de permitir que los barcos cruzaran el estrecho de Corinto.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Posteriormente, esto fue evolucionando hasta llegar al siglo XVI d.C. donde aparecen transportes más avanzados con raíles elaborados en madera y que eran utilizados para transportar minerales desde las minas hasta otros destinos.

El tranvía fue el siguiente paso en el año XIX, sistema que incorporó hierro en la vía por la cual circulaba este medio de transporte, contribuyendo enormemente al desarrollo de otros aparatos más complejos y de una mayor solidez para transportar mayor peso.

En 1802 nace el primer modelo de locomotora a vapor, la cual podía arrastrar un convoy con un peso de cinco toneladas y recorrer unos 15 km a una velocidad de 20 km/h. Su principal uso en esa época tuvo lugar en las minas, con el objetivo de cargar los minerales, pero no funcionó como se esperaba y fue rechazada la idea.

Locomotora de vapor británica.

¿Dónde se creó el ferrocarril?

El primer modelo de ferrocarril se inventó en Inglaterra, específicamente en la región de Coalbrookdale, donde se utilizó para transportar minerales extraídos de las minas de aquella zona. Se pensó también como transporte de personas, pero ese modelo no funcionó para tal fin debido a la poca velocidad desarrollada.

Pocos años más tarde, se diseñó un nuevo modelo de locomotora de vapor llamada Blucher, en el condado de Northumberland, Inglaterra. Esta locomotora se utilizó en las minas de Killingworth, demostrando que tenía la capacidad de arrastrar hasta ocho vagones con una carga de 30 toneladas de carbón cada uno, alcanzando una velocidad óptima de 7 km/h.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

¿Quién inventó el ferrocarril?

Richard Trevithick, ingeniero e inventor de origen inglés, fue el encargado de diseñar y desarrollar la primera locomotora a vapor de la historia. Este ingeniero inglés fue a la escuela en la ciudad Cornuelles del Reino Unido y con tan solo 19 años de edad comenzó su carrera como constructor de máquinas de vapor en la mina East Stray Park.

Más adelante, George Stephenson, ingeniero de origen británico fue la persona que con perseverancia llevó el uso del ferrocarril a un nivel superior, ya que dio origen a la primera línea de ferrocarriles a vapor utilizado como medio de transporte de personas.

Expansión del ferrocarril en el mundo

A partir de 1815, después de la creación de la locomotora llamada Blucher, diseñada por el ingeniero británico George Stephenson, la máquina de vapor fue tomando cada vez más fuerza y comenzó a utilizarse en las minas.

Posteriormente, en el año 1821, el mismo Stephenson elaboró unos raíles con hierro colado de un metro de largo a fin de darle fortaleza a su máquina de vapor. Luego, hizo un pequeño ajuste en estos raíles, aumentando su tamaño a cinco metros de longitud, para lo cual se encargó John Birkinshaw.

En el año 1825, la locomotora creada por George Stephenson fue llamada Locomoción y fue sacada para hacer pruebas. Este tren logró llevar a 450 personas desde la estación Darlington hasta Stockton a una velocidad impresionante de 15 millas por hora.

En el año 1830, da inicio la era del ferrocarril, ya que se comenzó a utilizar esta máquina como transporte de objetos y personas a distancias más largas. En este año aparece la primera línea de tren que iba desde la ciudad de Liverpool hasta Manchester. Con este invento se logró convertir el vapor en combustible para mover la máquina, permitiendo que el viaje sea más rápido que a pie o a caballo.

Pintura con el viaje inaugural del ferrocarril de Liverpool y Mánchester

A pesar de los obstáculos presentados por la prensa y otras personas influyentes, George Stephenson estaba confiado de que su invento revolucionaría la forma de viajar y optimizaría en gran medida el uso del tiempo. En el año 1828, su hijo Robert Stephenson se hallaba trabajando en la invención de una locomotora llamada The Rocket. Esta nueva locomotora logró establecer un nuevo récord de 90 km de distancia a 45 km/h.

Poco a poco, fueron surgiendo otros fabricantes de ferrocarriles. En la línea que iba de la ciudad belga Lieja hasta Namour, funcionaba un ferrocarril que podía superar los 100 km/h. Además, el ingeniero británico Thomas Russell Crampton diseñó la máquina de vapor llamada Liverpool en el año 1848, la cual funcionó en la línea de tren desde Londres hasta Wolverton.

Tan sólo diez años más tarde, en el año 1858 se inventa la iluminación en los vagones con lámparas de gas. Finalmente, en el año 1865 George Pullman inventa el conocido coche cama, que permitió a los viajeros disfrutar de lujos mientras realizaban sus viajes.

Tipos de ferrocarriles

Existen distintos tipos de ferrocarriles que se adaptan a las necesidades de la región y de la población. Entre ellos podemos mencionar:

  • Ferrocarril de levitación magnética: este ferrocarril consiste en vagones unidos entre sí y que se movilizan a través de un sistema de levitación magnética. Este tren se eleva en el aire debido a la fuerza magnética ejercida por poderosos imanes adheridos al tren y a los raíles.
  • Metro: este es un ferrocarril que se usa en una vía subterránea, especialmente diseñado para áreas metropolitanas y como transporte urbano. Representa un medio de transporte masivo de personas que transita más rápido que el tranvía, pero menos rápido que el tren bala.
  • Tren ligero: este tipo de tren se utiliza en áreas urbanas pero de forma diferente al metro. Tiene vías propias y apartadas de las de vehículos particulares en la ciudad. Su capacidad de transporte se ubica entre el metro y el tranvía.
  • Tranvía: este ferrocarril consiste en unos vagones pequeños que se trasladan sobre carriles en áreas urbanas en la misma calle, sin vías separadas del resto de vehículos. Su capacidad de transporte es menor que la del tren ligero.
  • Funicular: el funicular es un tren aéreo que es arrastrado por cables, y es utilizado generalmente para transportar personas hasta la cima de montañas o pendientes pronunciadas.
  • Trenes de cremallera: este tipo de ferrocarril se traslada por encima de carriles dentados en forma de cremallera, de ahí su nombre. Generalmente es utilizado para transportar personas a través de pendientes pronunciadas.
  • Atmosférico: este tipo de ferrocarril consiste en un motor que funciona por medio de aire comprimido, empujando un émbolo a través de un sistema de bombeo, el cual arrastra el tren. Se produce como un efecto de succión de un extremo a otro.
  • Neumático: esta resulta ser una pequeña variación del ferrocarril de tipo atmosférico. La diferencia es que el aire comprimido succiona todo el tren desde un extremo a otro.
Los trenes fácilmente nos pueden llevar a sitios remotos, aquí la línea del Bernina Express en Suiza.

Importancia del ferrocarril

Los avances que tuvo el ferrocarril en todos esos primeros años han permitido que cada vez más personas desarrollaran confianza por ese medio de transporte y decidieran darle mayor uso dentro de la sociedad. El tren bala, una evolución moderna a partir de los primeros trenes, ha llegado a convertirse en un medio de transporte poderoso y seguro en distintos países del mundo como Japón, Alemania, China, Corea y Francia.

La mayor importancia que se puede mencionar del ferrocarril actualmente es la facilidad que resulta de viajar de una ciudad a otra, o incluso de un país a otro, en unas pocas horas, permitiendo así el intercambio cultural, de negocios y de turismo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *