Conquista de Yucatán (1527 – 1547)

En el siglo XVI el imperio español se encontraba en un proceso de expansionismo, conquistando tierras lejanas e imponiendo su cultura y religión católica. Las incursiones del imperio español fueron dirigidas hacia distintas zonas de las Américas, en las que por lo general sus intervenciones fueron violentas e imponentes con dominio.

Yucatán estuvo entre los planes expansionistas de España. Sin embargo, la conquista de esta península no fue rápida como sucedió en otras zonas de América. Los españoles lograron conquistar Yucatán en un largo período de 20 años. Durante este proceso de conquista los mayas respondieron con resistencia y atacaron en distintas ocasiones las incursiones españolas. No obstante, debido a que los españoles poseían un mayor poderío militar en cuanto a armas, vestimenta y estrategia, lograron subyugar a los indígenas de la península. Además, los españoles poseían barcos que les permitía desplazarse con mayor facilidad, lo cual resultó ser determinante para su dominio. En este artículo hablaremos más detalladamente de los sucesos relacionados a esta conquista.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Desarrollo de la conquista de Yucatán

Yucatán fue descubierta a mediados del año 1517, sin embargo su colonización empezó años más tarde debido a que los españoles centraron sus esfuerzos en colonizar lo que actualmente es el centro de México y sus alrededores. La conquista de la península de Yucatán comenzó en 1527 y culminó en el año 1547. Este proceso tuvo tres etapas en las que los colonos realizaron distintas incursiones con uso de fuerza con el fin de doblegar a los mayas.

Mapa de los territorios que fueron conquistados y pacificados por los “Montejo” entre 1527 y 1549.

Primera etapa de la conquista de Yucatán

Francisco de Montejo bajo la autorización del rey Carlos I de España inició la primera incursión con intenciones colonizadoras en la península de Yucatán. Esta primera irrupción tuvo lugar en 1527 y se extendería hasta el año 1547. El primer punto de llegada fue la isla de Cozumel, donde recibieron una bienvenida cordial por parte de los nativos.

Aunque en un principio la llegada a la península se desenvolvió sin ningún percance, al poco tiempo los indígenas atacaron a parte del grupo de los hombres que Montejo había dejado en Salamanca. Mientras incursionaban en la península tuvieron algunos encuentros pacíficos con los nativos de la zona. Sin embargo, después que Montejo y sus hombres tomaran dirección tierra adentro hasta llegar a Chauac Há, fueron sorprendidos por un ataque violento de los mayas, que a pesar de ser mayoría, perdieron la batalla que se extendió por dos días. Aun así, los mayas lograron replegar a Montejo y a sus hombres quienes debieron huir a la localidad de Tecoh, donde habitaban los Cheles, quienes los recibieron pacíficamente.

Segunda etapa de la conquista de Yucatán

Esta segunda etapa de la conquista tuvo lugar durante los años 1530 hasta el año 1535. Los colonizadores lograron hacer alianzas con los Cheles, quienes vieron en los españoles la oportunidad de asociados poderosos para luchar contra sus enemigos. Con el apoyo y guía de los Cheles, y en su afán de conseguir oro, Montejo dividió sus fuerzas, llevando consigo un grupo y enviando a otro con Alonso de Ávila. En estas incursiones se enfrentaron en distintas oportunidades a indios mayas, en las que aunque prevalecieron, pudieron darse cuenta que el apoyo de los indios Cheles no era suficiente. Distintas posiciones de los españoles fueron atacadas por los mayas, por lo tanto tuvieron que retorcer las posiciones alcanzadas. Posteriormente, muchos soldados abandonaron a Montejo debido a que esta segunda incursión no había resultado positiva. Además, tenían la oportunidad de conseguir oro en Perú.

En uno de los ataques mayas Montejo resultó herido de gravedad en una pierna. Cada vez se veían más cercados y desplazados por los nativos. En vista de estas circunstancias decadentes, Montejo se retiró con sus hombres, terminando así la segunda etapa de la conquista de manera infructífera, dejando la península de Yucatán bajo el control de los mayas. Subsiguientemente con el fin de lograr la subyugación de los indígenas, pediría apoyo a la capital de Nueva España así como a la corona española.

Tercera etapa de la conquista de Yucatán

Monumento a los Montejo, Padre e Hijo, conquistadores de Yucatán y fundadores de la Ciudad de Mérida, ubicado en el inicio del Paseo (Bulevar) del mismo nombre, en Mérida, Yucatán.

La tercera campaña tuvo lugar desde el año 1540 hasta el año 1545. Ésta la encabezó Francisco de Montejo hijo y León “El Mozo”, quien bajo las recomendaciones de su padre iniciaron la tercera incursión conquistadora. Una vez en la península, el Mozo mandó llamar a los indios Halach Uinik y Batabob, de quienes habían recibido apoyo en incursiones anteriores. Sin embargo, para sorpresa de los españoles, los Batabob reusaron unirse a los colonizadores.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Luego de que los españoles lograron establecer alianzas claves con diferentes tribus, hicieron frente a distintos grupos mayas, logrando dominio y sumisión. Enseguida más fuerzas españolas se unieron a El Mozo. Posteriormente, hubo un fuerte enfrentamiento planeado por los Cocomes y Cupules, sin embargo no pudieron prevalecer contra los españoles y se vieron obligados a huir. Luego de finalizar los enfrentamientos en Tho, el Mozo fundó allí la capital de Yucatán con el nombre de Mérida el 6 de enero de 1542.

Desde ese momento en adelante, el dominio español sobre la península de Yucatán fue inminente. Dirigieron distintas campañas colonizadoras sobre toda la península, subyugando a quienes se resistían a la dominación española. En muchas ocasiones trataron con vil maldad a los prisioneros, quienes en ocasiones hasta fueron quemados vivos y también colgados. De esta manera, fueron infundiendo temor y dominando en toda la península de Yucatán.

Fin de la conquista de Yucatán

Luego del fuerte dominio, parecía que los españoles habían logrado la sumisión a la corona española de parte de los indígenas en 1546. No obstante, los nativos no querían aceptar de lleno la religión católica y mucho menos estaban de acuerdo con los tributos que exigían los españoles y el sistema de encomiendas que estos habían implantado.

Además, existía mucho resentimiento en contra de los españoles por las campañas violentas que estos realizaron en toda la península. Estas circunstancias provocaron una conspiración comandada principalmente por los Batabob y guerreros de Cupul. Este alzamiento tuvo lugar el 8 y 9 de noviembre de 1546. Los mayas atacaron en Valladolid, matando a 17 españoles, entre ellos al capitán y alcalde Bernaldino de Villagómez y a 400 indígenas que apoyaron la causa de los españoles.

Las noticias de este ataque llegaron a la ciudad de Mérida, capital establecida por los españoles en Yucatán. Los españoles organizaron la defensiva de Valladolid, rompiendo así el sitiado que tenían los indígenas para rescatar a los habitantes. Con el fin de parar esta sublevación y ataque de los mayas, los españoles atacaron a los grupos que se habían sublevado y capturaron a los líderes de las distintas rebeliones, sentenciados a muerte.

Fue así como las jurisdicciones de Chatemal, Uaymil, Cochuah, Cupul y Tazes fueron subyugadas y reconquistadas. Un último grupo de nativos se concentraron en resistencia en la jurisdicción de Chikinmal, sin embargo fueron sometidos por Francisco Tamayo Pacheco, concluyendo así la conquista definitiva de la península de Yucatán. Finalmente, Francisco de Montejo prometió a los nativos que gobernaría con justicia y equidad, prometiendo castigo a los españoles que hicieran daño a los nativos. Estas acciones finales lograron que la península ya conquistada regresara a la normalidad bajo el dominio español.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *