Calendario Egipcio

El calendario egipcio fue el primer calendario solar en la historia de la humanidad, su origen se remonta al 2.800 a. C. Fue este el primer calendario en establecer que el año contaba con 365 días. El calendario egipcio fue objeto de numerosas investigaciones, tanto en la Antigüedad como hasta el día de hoy.

Acompáñanos en el siguiente artículo para conocer más sobre este importante calendario. Detallaremos su historia, sus características y funcionamiento. 

Historia del Calendario Egipcio¹

La historia del calendario egipcio se remonta al Período Tinita o dinástico temprano de esta civilización. Encontramos registros del uso del calendario solar para el momento en que gobierna la dinastía II, es decir, al rededor del año 2800 a. C., de esta forma el calendario egipcio se vuelve el primer calendario solar de la historia de la humanidad. 

relieve egipcio que representa los puntos cardinales
“En una capilla de Osiris en el templo de Dendera se descubrió un relieve que representa los puntos cardinales”. En National Geographic.

En el Antiguo Egipto existían otros calendarios además del solar, por ejemplo encontramos calendarios basados en los ciclos lunares, sin embargo, éstos no eran utilizados en todo el imperio. Con la llegada de la unificación política de Egipto, en el período dinástico temprano, surge la necesidad desde la clase gobernante y religiosa de crear cohesión hacia dentro del Imperio. El calendario solar funcionaba perfecto para esta tarea, ya que se aplicaba a todo el territorio y ordenaba la vida civil y religiosa de la población.

El calendario egipcio fue utilizado por casi 3 mil años. Fue suplantado por el calendario juliano en el año 46 a. C., para este momento el emperador romano Julio Cesar ya dominaba el territorio. El calendario juliano estuvo en vigor hasta ser sustituido por el calendario gregoriano (impulsado por el papa Gregorio XIII) hacia el año 1582

Características del Calendario Egipcio²

  • El calendario egipcio contaba con 365 días, a diferencia del calendario juliano y el gregoriano que cuentan con 365.25 días. Es decir, el calendario egipcio perdía un día cada 4 años ya que en sus cálculos iniciales no tuvieron en cuenta esta extensión de tiempo. Esto generó que los fenómenos astronómicos cambien de fecha al pasar los años. Sin embargo, el error en el calendario egipcio fue descubierto por los egipcios mismos, fueron los sacerdotes quienes se negaron a modificar el calendario ya que ellos controlaban el conocimiento sobre el mismo y querían mantener este poder.
  • El calendario egipcio tenía tres elementos fundamentales: El ciclo solar, la estrella Sotis o Sirio (la cual marcaba el inicio del año cuando aparecía al amanecer junto con el Sol, esto sucedía entre los meses junio y julio), y el río Nilo, fundamental para la vida del Antiguo Egipto ya que su ciclo de crecidas y sequías marcaba el año agrícola.
Mapa del Antiguo Egipto
Mapa del Antiguo Egipto donde vemos la centralidad del río Nilo.
  • El día que daba inicio al año egipcio con la aparición de la estrella Sotis, era un día festivo de mucha importancia.
  • En el mundo del Antiguo Egipto el estudio de los astros y la religión están fuertemente ligados. En los cielos viven los dioses egipcios; el faraón es visto como un mediador entre los humanos y los dioses.
  • Durante gran parte de la historia egipcia los meses no tuvieron nombres propios, sino que eran numerados.
  • Los especialistas en el estudio de los astros eran conocidos como los observadores de la hora o imy unut. Éstos eran sacerdotes. 
  • Conocemos las prácticas astronómicas de los egipcios gracias a una gran cantidad de fuentes jeroglíficas como las inscripciones monumentales, los textos de las pirámides y los papiros astronómicos hasta los relojes estelares o los diagramas celestes.

Composición del Calendario Egipcio³

El calendario Egipcio, a diferencia del que utilizamos actualmente, se dividía en tres estaciones de cuatro meses cada una. Estas estaciones estaban directamente relacionadas con el río Nilo:

  • Ajet: este era el ciclo de inundación, para los meses de thot, faofi, athyr, joiak.
  • Peret: época de germinación e invierno, durante los meses de tybi, meshir, famenoth, farmuthi.
  • Shemu: época de cosecha seguida de la sequía anual, durante los meses de pajon, paini, epifi, mesore.

De esta manera tenemos un total de 12 meses con 30 días cada uno. Nos quedan por fuera 5 días, conocidos como epagómenos. Estos 5 días eran de veneración hacia los dioses Osiris, Horus, Seth, Isis y Neftis; y corresponden al día del nacimiento de cada uno de ellos, ya que durante dichos 5 días la diosa Nut los pudo dar a luz librandose de la maldición del dios Ra (quien había sido traicionado por esta diosa). 

Por otra parte, el día era dividido en 24 intervalos, 12 para el día y 12 para la noche. Estos intervalos no eran iguales a lo largo del año. Por ejemplo, durante el verano los días son más largos, así también lo eran los 12 intervalos correspondientes.

Estatua de diorita
“Los «observadores de las horas» vestían una piel de pantera tachonada de estrellas. En la imagen, el observador de estrellas anen. Estatua de diorita. Dinastía XVIII. Museo egipcio, Turín.” En National Geographic.

Bibliografía

¹ -Parra Oortiz, J. M. El Antiguo Egipto, Madrid, Marcial Pons, 2009.

-Kemp, B. El Antiguo Egipto. Anatomía de una Civilización, Barcelona, Crítica, 1992.

-Assman, J. Egipto. Historia de un sentido, Madrid, Abada Editores, 2005 [1996].

² -JL Melgarejo Vivanco, El calendario Egipcio. En “América descubre el viejo mundo”, 1992, México.

-Federico Lara Peinado, Cronología y calendario egipcio.

³ -Juan Antonio Belmonte. Pirámides, templos y estrellas. Crítica, Barcelona, 2012.

-La astronomía en Egipto, el origen del calendario. En National Geographic – Juan Antonio Belmonte.

  • ¿Te ha resultado útil este artículo?
  • SiNo