Quizás te parezca curioso este dato, pero la Batalla de Medina lleva su nombre debido al lugar donde acamparon las tropas del ejército realista del General José Joaquín de Arredondo, área donde se hallaba cercano un río llamado Medina. Sin embargo, no es de extrañar ya que por lo general a estas guerras se las identifica o relaciona con los personajes del conflicto, los hechos que se desarrollan o también con los lugares donde acontecen.

Veamos más detalles del acontecimiento a fin de ver qué otra cosa de esta batalla podría sorprendernos e interesarnos.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

¿Cuándo y dónde tuvo lugar la Batalla de Medina?

La guerra más cruel que vivió el territorio de Texas fue el día miércoles 18 de agosto del año 1813. Ocurrió en una época llena de confusión, problemas y turbulencias a nivel mundial. En una zona boscosa donde reinaba una plantación de robles y había un banco de arena al que se le conocía como el encinal de Medina, a unos 20 kilómetros al sur del estado San Antonio, batieron sus armas en batalla durante aproximadamente cuatro horas, dos importantes grupos de quienes a continuación estaremos hablando.

¿Quiénes participaron en la Batalla de Medina?

Los enfrentados en esta lucha fueron la expedición de fuerzas armadas republicanas de Gutiérrez Magee, creada desde su sede en territorio neutral pero bajo la potestad del General José Álvarez de Toledo y su ayudante Dubois y quienes posteriormente se les sumaron a estas tropas entrenadas y ordenadas. Entre ellos podemos mencionar a los siguientes: algunos indígenas, ingleses y texanos, los cuales fueron comprados al ofrecérseles una cantidad de dinero y tierras por su participación y colaboración con el escuadrón de Gutiérrez Magee.

Éstos aliados pelearon en contra de una tropa de 1.830 realistas dirigidos por su General Joaquín de Arredondo, un general de las fuerzas realistas que prestó servicio durante los últimos veinte años de la dominación española en la Nueva España. Este general comandó militarmente las provincias de: El nuevo Reino de León, Coahulia, Nuevo Santander y Texas cuando se dieron las primeras revueltas o insurrecciones en contra del dominio español. De estas provincias sólo los tejanos se agruparon con Arredondo en esta batalla.

También tuvo participación en este enfrentamiento la fuerza de combate de pie como fuerza principal del ejército, el cuerpo de caballería como fuerza de combate montada a caballo y la unidad militar de artillería en el manejo de las armas explosivas a distancia del bando realista pro-español.

Placa informativa de la Batalla de Medina

Causas de la Batalla de Medina

A continuación, mencionaremos algunas de las causas del enfrentamiento que podemos identificar como las que trajeron consigo el quebrantamiento de la paz en parte del territorio mexicano y dio origen a lo que hoy se conoce como la Batalla de Medina.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

  • Quizás una de las causas principales de esta batalla fue la realización de actividades en alzamiento militar contra la dominación de la nación española en la Nueva España, la cual estaba llegando a su fin después de muchos años.
  • Podemos destacar también la incitación por parte de ciertas personas y grupos particulares de los Estados Unidos a liberar Texas del dominio español mediante una expedición armada no autorizada en ese territorio que fomentó y apoyó la revuelta contra los realistas. Cabe destacar que a estos grupos se les denomina “filibusteros”, ya que actuaban por su cuenta en asuntos ajenos a las autoridades, porque actuaban más bien al margen de la ley.
  • No podemos dejar a un lado las ansias de poder por parte de Toledo y el deseo de acabar con los conflictos de una vez por todas, pues estos dejaban muchos muertos en batalla y cada vez eran más las bajas que se estaban presentando por todo el territorio mexicano durante esta batalla y la independencia en general.

Consecuencias de la Batalla de Medina

Es digno de mención que esta guerra como resultado dejó perjudicado no solo al país azteca, sino también a otras naciones europeas como lo son España, Francia e Inglaterra y la actual potencia estadounidense debido a que, motivados por las intenciones del General José Joaquín de Arredondo, toda América Latina se alzó contra el rey de España José Bonaparte.

Entre otras cosas, la Batalla de Medina trajo también como consecuencias locales inmediatas el éxodo o desplazamiento por parte de los tejanos hacia otras partes del mundo donde hubiera una mayor tranquilidad, además de la desconfianza de nuevo en los realistas ya que estos tenían posibilidades de volver y lograr el cometido que se planteaban de conquistar o someter completamente a esta provincia y otras más del país azteca.

Vencedor de la Batalla de Medina

Finalmente, esta lucha armada fue triunfal para las tropas de los realistas, ya que el ejército de la nación española con su magistral estrategia de emboscar al enemigo, logró aniquilar por completo al bando opositor Republicano del Norte, el cual tenía unos mil ochocientos hombres y del que solo lograron escapar aproximadamente 100 hombres ilesos, una centena fue capturada y el resto murió durante el enfrentamiento.

La derrota del bando republicano queda evidenciada por los siguientes factores: la falta de cohesión por ausencia de liderazgo y la promoción de discordia junto con una motivación mal dirigida en el logro de los objetivos planteados y una escases de apoyo en cuanto a los recursos en la actividad bélica, además de mucha lentitud en la toma de importantes decisiones que se convirtieron en determinantes para el resultado de la batalla y por tanto repercutieron en la derrota de los republicanos.

Como nota curiosa se puede mencionar que los cadáveres de los combatientes republicanos se mantuvieron en el sitio donde se libró esta guerra durante aproximadamente unos nueve años. Posteriormente, en 1822 se les dio por fin una sepultura digna, cuando José Félix Trespalacios (primer gobernador de Texas) exige y ordena a un grupo de soldados juntar los restos de los guerreros y enterrarlos en las raíces de un roble que floreció en el área donde se llevó a cabo la batalla.