Batalla de la Vuelta de Obligado (1845)

La Batalla de Vuelta de Obligado se recuerda como el momento en el que un país latinoamericano fue capaz de oponerse al intervencionismo extranjero en su política interna. En Argentina se conmemora esta batalla cada año el día 20 de noviembre, se le conoce como “Día de la Soberanía Nacional”.

Descubre en el siguiente artículo toda la información sobre este conflicto, quiénes participaron, por qué se le conoce como Batalla de la Vuelta de Obligado, los sucesos que la antecedieron y cuáles fueron las consecuencias de la victoria latinoamericana.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Qué fue la Batalla de la Vuelta de Obligado

Fue una batalla naval que se llevó a cabo el 20 de noviembre del año 1845. Los hechos se desarrollaron en el río Paraná, hacia su margen derecha y al norte de Buenos Aires. El conflicto fue el enfrentamiento entre la Confederación Argentina y una flota anglo-francesa.

¿Por qué se le llamó Batalla de la Vuelta de Obligado?

La batalla lleva este particular nombre debido a que se desarrolló justamente en un ángulo donde el cauce del río se vuelve más angosto y gira, llamado Vuelta de Obligado, en la actual localidad de Obligado.

Este trecho del Río Paraná tiene un espacio en forma de “S”, donde los buques invasores debieron disminuir la velocidad. Para complicar más la invasión el bando argentino colocó cadenas de una a orilla hasta la otra. Esto permitió demorar las tropas europeas, haciendo más daños de lo que estos esperaban.

Participantes de la Batalla de la Vuelta de Obligado

Los beligerantes de la Batalla fueron los siguientes:

  • Confederación Argentina: Comandada por el general Lucio N. Mansilla, designado por el brigadier Juan Manuel de Rosas.
  • Escuadra anglo-francesa: Comandada por el inglés Samuel Inglefield y el francés François Thomas Tréhouart.

La intervención por parte de la escuadra europea se hizo con el pretexto de devolver la paz ante los problemas que habían surgido entre Montevideo y Buenos Aires. Buscaban lograr relaciones comerciales de forma directa con las provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Corrientes. Pretendían desconocer la autoridad de Juan M. de Rosas, quien se encargaba de las relaciones exteriores en la Confederación.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Antecedentes de la batalla

Entre los años 1830 a 1840, Reino Unido y Francia mantienen marcadas discrepancias con Juan M. de Rosas por su talante nacionalista y la política económica que buscaba proteger la industria nacional por medio de aranceles elevados. También Rosas intentaba incorporar a la Confederación a Uruguay y Paraguay, lo que chocaba con los intereses económicos de estos países europeos.

Durante todo su gobierno, Rosas enfrenta diversos problemas con estas potencias extranjeras. En ocasiones llegaron a una abierta agresión, lo que incluyó el bloqueo naval en dos oportunidades, por parte de Francia en 1838 y en 1845 el que nos compete en este artículo, comandado por tropas anglo-francesas.

Los sucesos en Montevideo

Es importante señalar que en 1845, Uruguay libraba una guerra civil entre dos caudillos: Manuel Oribe y Fructuoso Rivera. El primero acude a Rosas para que le preste apoyo para recuperar su gobierno que le había sido arrebatado por Rivera y que además estaba apoyado por Brasil.

Rosas accede aportando tropas y armamento, con lo que Oribe invade el Uruguay y sitia Montevideo. Esto motivó a Reino Unido y Francia a intervenir en el conflicto, autoproclamándose mediadores del conflicto, pero apoyando el Gobierno de la Defensa.

Intereses económicos de Reino Unido y Francia

La Revolución Industrial trajo consigo el desarrollo de los buques a vapor, progreso que experimentaron Reino Unido, Francia y Estados Unidos. Los barcos miliares eran capaces de navegar en los ríos con cargas pesadas y a excelente velocidad.

Esta nueva tecnología permitía tanto a Reino Unido como a Francia evitar las Aduanas que se encontraban en Buenos Aires, al navegar directamente por el estuario de La Plata y comerciar con las ciudades del interior directamente.

El gobierno de Juan M. de Rosas intenta detener esto al declarar los ríos internos de la Confederación no navegables por los países extranjeros, impidiendo además la entrada a los puertos de Paraguay. Reino Unido y Francia no reconocen esta declaración y desafían a Rosas navegando río arriba con su flota conjunta, lo que propicio el escenario para un enfrentamiento.

Juan Manuel de Rosas

Causas que originaron la Batalla de la Vuelta de Obligado

Se pueden mencionar como causas que derivaron en la Batalla de la Vuelta de Obligado las siguientes:

  • Los desacuerdos entre el caudillo Juan Manuel de Rosas con Reino Unido y Francia.
  • El choque que sufrieron los intereses económicos británicos y franceses en la región al intentar reincorporar a Uruguay y Paraguay a la confederación.
  • El cerco que se hizo a Montevideo por parte de Oribe, apoyado por Rosas.
  • El deseo de los europeos de navegar en los ríos interiores y hacer negocios en las ciudades evitando las aduanas argentinas.
  • La falta de reconocimiento de las órdenes de Rosas que declaraban no navegables por extranjeros los ríos internos de Argentina.
  • La acción desafiante por parte de Reino Unido y Francia al hacer a navegar aguas arribas una flota militar.

Hechos de la batalla

Las tropas combinadas anglo-francesas navegaban las aguas del río Paraná comenzando el mes de noviembre. La escuadra se conformaba por 11 buques de guerra. Poseían la maquinaria bélica más avanzada de aquella época; eran embarcaciones blindadas y con armas de fuego rápido.

Defensa argentina

La esquina de la Vuelta de Obligado era el sitio perfecto para la defensa argentina, con sus altas barracas y una curva pronunciada que exigía a las naves a recostarse para poder pasar. En esta parte el ancho del río es de solo 700 metros y la navegación se torna difícil. Rosas estaba consciente de esta estratégica geografía y decidió colocar la principal defensa en este lugar.

El general Lucio N. Mansilla dispuso tres cadenas metálicas gruesas que suspendían sobre 24 botes y que iban de un lado al otro del río, el propósito era evitar el avance de la flota enemiga. La operación quedó a cargo de Aliverti, un inmigrante italiano.

Hacia el costado derecho del río, se había apostado 4 baterías que poseían 30 cañones, la mayoría de bronce, con una división de unos 160 soldados encargados de manipularlos. En las trincheras se encontraban 2.000 hombres liderados por el coronel Ramón Rodríguez, además del único buque de guerra (Republicano) que custodiaba las cadenas que estaban a través del río.

El combate

El inicio del combate se dio al amanecer, con la detonación intensa de cañones sobre las baterías de los criollos, que contenían piezas de calibre menor y carga más lenta. Desde que el enfrentamiento comenzó, los argentinos sufrieron numerosas bajas.

Los botes que sostenían las cadenas fueron quemados y Republicano, el único buque de guerra, fue volado por manos de su propio comandante cuando se vio incapaz de resguardarlo por más tiempo.

Resultados de la batalla

  • El bando argentino resultó en 250 muertos, 400 heridos y un total de 21 cañones tomados por la fuerza europea.
  • Los europeos sufrieron la muerte de 26 de sus combatientes, 86 heridos y su flota sufrió daños tales que se vieron obligados a dejarla varada en Obligado por unos 40 días, haciéndoles reparaciones de emergencia.
  • Los anglo-franceses forzaron el paso y continuaron hacia el norte, por lo que se atribuyeron la victoria.
  • Esta victoria resultó pírrica, puesto que los escasos buques anglo-franceses que quedaron con capacidad de navegar, fueron nuevamente atacados en el Paso del Tonelero y Angostura del Quebracho.
  • Quedó claro que era imposible navegar los ríos interiores sin tener autorización de la Confederación Argentina.

Consecuencias de la Batalla de la Vuelta de Obligado

La batalla, a pesar de la derrota táctica, fue una victoria diplomática para la Confederación Argentina. El alto costo que la operación demandó y la resistencia que el gobierno argentino logró imponer obligan a los extranjeros a reconocer la soberanía argentina sobre los ríos del interior.

El Tratado Arana-Southern en 1847 fue el fin del conflicto con Gran Bretaña, que retira sus tropas en marzo de aquel año. En el caso de Francia, un año después se firma el Tratado Arana-Lepredour.

Ambos tratados asumían que la navegación del río Paraná era un camino interno que pertenecía a la Confederación Argentina. Este tramo estaba sujeto únicamente a las leyes argentinas, al igual que el río Uruguay, compartido con el Estado Oriental.

Por otro lado, el impacto que esta batalla tuvo en el continente fue tal que naciones que se oponían a Rosas, como Chile y Brasil, modificaron su postura y temporalmente se unieron a la causa de la Confederación.

Este también fue el caso de algunos de los lideres unitarios (enemigos del caudillo Rosas), ejemplo de ellos fue el coronel Martiniano Chilavert quien se ofrece voluntariamente a formar parte de las fuerzas militares de la Confederación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *