Batalla de Aculco (1810)

La Batalla de Aculco fue la primera batalla después del grito de Dolores donde los insurrectos contra la corona española fueron derrotados, esta batalla daba la impresión de que los independentistas no tenían la preparación ni las armas para lograr su independencia. Luego de esta derrota, cuya duración fue apenas de alrededor de una hora, vinieron otras derrotas más y la muerte de los precursores del movimiento de independencia.

¿Cuándo tuvo lugar esta batalla y qué llevó a una derrota tan aplastante cuando las tropas independentistas eran mayores que las realistas? ¿Quiénes jugaron un papel protagónico en aquella batalla? ¿Qué consecuencias trajo esta derrota para los insurrectos? Te invitamos a conocer la respuesta a estas preguntas sobre esta época del inicio de la república de México.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

¿Cuándo y dónde tuvo lugar la Batalla de Aculco?

La batalla de Aculco, un pueblo del estado de México, se llevó a cabo el 7 de noviembre de 1810, siendo esta una de las primeras batallas de la guerra de independencia de México, fue de hecho la primera derrota de una serie de derrotas que sufrieron los independentistas. Esto ocurre en una loma cerca de Aculco conocida como loma de cofradía, esa loma es casi un rectángulo y fue donde se instalaron las tropas insurgentes, a corta distancia del pueblo de Aculco. Es interesante que apenas unos días antes, el 30 de octubre, estas tropas habían salido victoriosas en la Batalla del Monte de las Cruces, y justamente partieron de allí por ciertas diferencias entre los líderes de las fuerzas militares insurgentes, deciden trasladarse hacia el occidente del país, en lugar de ir a tomar ciudad de México que parecía el paso lógico, después de estar tan cerca.

¿Quiénes participaron en la Batalla de Aculco?

La Batalla de Aculco es aparentemente una paradoja, ya que los insurgentes bajo el mando del cura Miguel Hidalgo y el capitán Ignacio Allende acababan de lograr una aplastante victoria contra las fuerzas realistas comandadas por el general Torcuato Trujillo en las cercanías de donde se libraría la Batalla de Aculco. Decimos “aparentemente”,  porque al analizar ambos ejércitos se ve la gran diferencia del ejército realista, es decir del imperio español.

El ejército independentista apenas se lo podía llamarse así ya que la mayoría eran simplemente milicias sin experiencia en batalla, una gran parte eran indígenas medio armados y sin experiencia en guerra, y solo una pequeña parte de ese ejército eran verdaderamente una tropa armada y con entrenamiento para la guerra. Aparte de esto estaban muy mal armados, muchos de esos hombres estaban desarmados y no tenían ninguna disciplina militar, y esto se lo informaron al comandante del ejército realista. Este ejército insurgente era de unos 16.000 integrantes.

Las tropas realistas en esta batalla estaban comandadas por el brigadier Félix María Calleja del Rey y Manuel Flon, conde de la Cadena, y contaba con unos 9000 soldados, todos hombres de armas, bien entrenados y disciplinados, 2000 eran de infantería aguerrida, 7000 eran caballería, y además contaban con 12 piezas de artillería y sus respectivos artilleros.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Causas de la Batalla de Aculco

La causa principal de la Batalla de Aculco básicamente es el proceso independentista, es decir, al iniciarse la gesta independentista mexicana, comenzaron a enfrentarse las fuerzas militares del imperio español a quienes se les denomina realistas y las fuerzas nacidas del esfuerzo del pueblo mexicano de sublevarse contra el imperio español, buscando su independencia. Esto se inicia formalmente a partir del 16 de septiembre de 1810 cuando se da el grito de Dolores. El cura Hidalgo convoca al pueblo a sublevarse en el pueblo de Dolores, y se inicia la gesta que llevaría varios años después a la independencia.

Ahora, la Batalla de Aculco no fue algo planeado, sino que entre las causas de ese enfrentamiento podemos señalar el hecho de que las tropas comandadas por el cura Hidalgo decidieron cambiar de rumbo y las tropas realistas mejor entrenadas marcharon rápidamente desde San Luis de Potosí y le dieron alcance, la historia añade que el brigadier Calleja supo inmediatamente su superioridad y forzó la batalla.

Consecuencias de la Batalla de Aculco

Las consecuencias inmediatas fueron terribles para los vencidos insurgentes. Se enumeran las pérdidas como muy graves: Unos 200 muertos y 600 prisioneros. Perdieron mucho material de guerra que justamente no les sobraba: 8 cañones, 50 balas de hierro, 40 botes de metralla, 11 cajas de pólvora, 300 fusiles, un carro de víveres y 1.300 reses, 1.600 carneros más 200 caballos, un verdadero botín de guerra.

Otra consecuencia fue el decaimiento de ánimo y capacidad de sorpresa en la insurgencia que le dio varias victorias seguidas a los insurgentes. Esta fue la primera de varias batallas donde habría de probar la derrota las fuerzas insurrectas. Además, otra consecuencia fue la división de sus caudillos más sobresalientes, entre ellos Miguel Hidalgo e Ignacio Allende.

Vencedor de la Batalla de Aculco

Retrato del Virrey Félix María Calleja

El vencedor indiscutible de la batalla de Aculco fue el ejército realista comandado por el brigadier Félix María Calleja del Rey. Verdaderamente al conocerse algunos detalles de esta batalla, se entiende por qué fue una batalla tan corta y aplastante.

Una de las razones de tan rápida victoria se debe a que los realistas formaban para esta batalla un ejército compacto de 2000 infantes, 7 hombres a caballo y 12 cañones de artillería, eran tropas profesionales, lo cual se notó cuando a pesar de que los sublevados iniciaron con el uso de su artillería, sus disparos no dieron en el blanco, en cambio cuando la artillería realista hizo fuego y se inició el ataque por el flanco izquierdo de la caballería realista, el resultado fue inmediato, se desató una retirada o desbandada que inmediatamente decidió la batalla.

Sí, no cabe duda que las fuerzas independentistas tenían mucho camino por recorrer para poder hacerle frente, por lo menos en igualdad de condiciones a las fuerzas imperiales, acostumbradas a la guerra y con comandantes de carrera.

1 Comentario

Añade el tuyo →

  1. No hay información sobre la participación de José María Liceaga en esta batalla como el del monte de las cruces???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *