Ateísmo

Una tendencia que aumenta cada vez más en la sociedad moderna es el ateísmo. Este se define como, básicamente, una doctrina que no cree en dios.

Aunque pareciera un nuevo modo de pensar, es una idea que se remonta al año 500 a.C. Por lo tanto, conviene aprender un significado más profundo de lo que significa ser ateo y cómo esta afirmación se ha mantenido en el paso de la historia.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

¿Qué es el Ateísmo?

Profundizando en el término ateísmo, este se define como la ausencia de la creencia en deidades o divinidades, por lo cual se rechaza su existencia. Este vocablo griego define exactamente lo que señala, ya que “a” indica “sin”, “teos” simboliza “dios” y por último “ismo” que es análogo de “doctrina”.

Una persona que se hace llamar ateo se conoce por ser un individuo que rechaza la sola idea de que existe una entidad sobrenatural o divinidad. Históricamente, las primeras personas en identificarse con este término, se remontan al siglo XVIII. Asimismo, durante la Revolución Francesa se fomentó la supremacía de la razón humana por encima de toda creencia.

Origen del Ateísmo

Este pensamiento de tipo filosófico surge entre el siglo V y VI a.C en la antigua Grecia, cuando el término indicaba un cese de las relaciones con los dioses. Sin embargo, para muchos era un vocablo que describía a una persona malvada, la negación o falta de respeto a los dioses. En la antigua Grecia y en la antigua Roma, una persona atea podía ser castigada con pena de muerte.

Con todo, surgieron algunos defensores como Diágoras de Melos, Anaxímenes, Heráclito, Pródico de Ceos, Leucipo de Mileto y Demócrito. Estos intentaron desacreditar las creencias en dioses y mostrar un punto de vista completamente materialista, sin pensar en lo espiritual.

En la India, brotaron las escuelas ateas más antiguas donde se encuentra: Samkhya, parte de la religión hindú que no acepta a Dios, y el Mīmāquien también rechazó la noción de un Dios. También surgió El chárvaka, una corriente filosófica anti teísta de las más explícitas para la época. También, se encuentra el jainismo, quien concibe al mundo como un elemento eterno y sin principio, y el hinduismo que no admite un dios creador.

PUBLICIDAD DE GOOGLE

Símbolo ateo empleado por la asociación internacional Iniciativa Atea.

Por otra parte, en China el taoísmo defiende la inexistencia de un dios ya que el ser humano armoniza de forma perfecta con la naturaleza. Igualmente, el budismo es otra de las creencias ateas antigua donde no se concibe la existencia de un dios. Para ellos, las enseñanzas de Buda sirven de entrenamiento espiritual y psicológico para encontrarse internamente.

Tipos de Ateísmo

Por lo general, las personas nacen creyendo en algo, sin embargo, con el paso de los años pueden que pierdan la fe. Probablemente, esto es lo que pasa en el caso de la mayoría de los individuos que se denominan ateos. Por ello, en el ateísmo puedes encontrar algunas diferencias o tipos de creencias que se resumen de la siguiente manera:

  • Ateísmo intelectual: Es aquel que a través del conocimiento e intelecto busca argumentos para discutir la existencia de dios. Por lo general, son personas que estudian y se educan a si mismo por la vía científica e intelectual.
  • Ateísmo activista: Es aquella doctrina que se siente comprometida con el mundo a demostrar la no existencia de dios. Para ello, se enfocan en los derechos humanos, sexuales e incluso de los animales como un medio para dejar notar la incapacidad de la religión.
  • Antidios: Denominado, también, anti teísta. Es el tipo de ateísmo que no desea ni quiere creer en dios, por ello son radicales al hablar de la religión pues la consideran un daño a la humanidad.
  • No teístas: Es un ateo que nunca se le ha hablado de dios, de fe, de religión y se siente cómodo con ello. Las personas con esta doctrina se muestran indiferente ante este tipo de pensamiento.
  • Agnóstico buscador: Es una creencia que reconoce la presencia de un dios y la limitación humana para demostrarlo. Por ello, se mantienen en un punto neutral.
  • Agnóstico protocolar: Es aquel que sigue las costumbres tradicionales de ciertas religiones, aunque no creen en dios. No se comprometen del todo con la existencia de una divinidad.
Diagrama que muestra las relaciones entre las definiciones entre el ateísmo débil/fuerte e implícito/explícito.
Los ateos explícitos positivos/fuertes (en la derecha) afirman que «a lo menos existe una deidad» es una afirmación falsa.
Los ateos explícitos negativos/débiles (en la derecha) rechazan o rehúyen la creencia que existe alguna deidad, sin afirmar en efecto que «a lo menos una deidad existe» es falso.
Los ateos implícitos negativos/débiles (en la izquierda) incluyen a personas que no creen en una deidad, pero no han rechazado conscientemente tal creencia: niños pequeños, personas que no han sido expuestas a ideas teístas y algunos agnósticos.

Esta tendencia doctrinal no ha dejado de evolucionar con el paso de los años, por ello, se presume que en el futuro se incrementen los tipos de ateísmo. Al igual que los religiosos, no todos los ateos son iguales.

Características principales del Ateísmo

Para los creyentes, entender el ateísmo como dogma es algo muy complejo. Por ello, entre las características que lo define como doctrina se encuentran:

Creen que no existe ningún dios

Para los defensores del ateísmo, no existe una deidad o fuerza sobrenatural que guie o proteja las acciones humanas. Para otros, la fe no es prueba suficiente para demostrar la presencia de una divinidad.

Su base filosófica es el materialismo

La base que caracteriza al ateísmo es la existencia única de la materia. Para este pensamiento, el universo físico y sus propiedades es todo lo que existe, por lo que la idea de un espíritu, o fuerza inmaterial, no cabe. La creencia de un ateo viene precedida por la evidencia, no por la fe.

Llevan un estilo de vida particular

Los que defienden la religión atea fomentan el amor en sí mismo y en el prójimo, en vez de profesárselo a un dios. Luchan por alcanzar la felicidad al ser escuchados y defender los derechos humanos para disfrutar de una mejor sociedad. Asimismo, defienden la idea de encontrar la fuerza interna para encontrarse con la vida y disfrutarla al máximo.

Defiende la libertad de conciencia

Para muchos, el ateísmo es una actitud mental que promueve una forma de pensar libre que estimula el conocimiento. Es una creencia que ve en el hombre la figura ideal para progresar y desarrollar cualidades que fomenten un mundo mejor.

En resumen, el ateísmo es la filosofía que no acepta la existencia de una deidad por la falta de evidencia. Defiende la idea de que para que algo sea real, debe haber prueba de ello. Es un modo de pensar muy diseminado que, tal como ocurre con el religioso, se debe respetar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *