El antiguo Egipto ¹ se cuenta hoy día entre las civilizaciones más destacadas en la historia humana por su rica cultura y esplendor cultural y religioso. Esta civilización se desarrolló a lo largo de la rivera media y baja del Río Nilo, el cual proporcionó a los egipcios los recursos necesarios que sostuvieron por largo tiempo su imperio.

La historia de Egipto comienza hacia el 5.300 a. C. en el período predinástico. Luego el antiguo Egipto faraónico se remontan al año 3.015 a.C. y tuvo un progreso sostenido a lo largo de un período de casi 3.000 años en los cuales se desarrollaron como un imperio dominante tanto a nivel militar como económico. Sin embargo, su auge fue finalmente interrumpido en el año 30 a.C.

Características del antiguo Egipto ²

La sociedad del Egipto antiguo tiene una larga historia, para poder analizarla debemos dividirla en diferentes etapas, cada una de dichas etapas tiene sus características particulares que la diferencian de las demás. Rastreamos la historia de esta región desde los años 5.300 a. C.

Período Predinástico | 5.300 a. C. – 3.100 a. C.

Este es el período anterior a la unificación de Egipto, aquí comenzaron a desarrollarse comunidades características del neolítico, organizadas en aldeas que se dedicaban a la ganadería y la agricultura. También aparecen jefaturas (bajo el mando de personas destacadas de la comunidad), relacionadas con actividades militares.

Período Tinita o Dinástico Temprano | 3.100 a. C. – 2.686 a. C.

Aquí sucede la unificación de Egipto en un gran Estado territorial, también se produjo la consolidación política que sentó las bases del Estado. Todo el territorio comprendido entre la primera catarata del Nilo y el Mar Mediterráneo quedaría sometida a Egipto.

Paleta de Namer (actualmente en el museo Egipcio de El Cairo), representa la historia de la unificación de Egipto como también aspectos religiosos. en Wikimedia

Reino Antiguo | 2.686 a. C. – 2.160 a. C.

Período de prosperidad económica y estabilidad política. El Estado se organiza de forma centralizada bajo el mando de un Rey que era la figura entre los dioses y el pueblo. El rey es el garante del orden y es considerado como divino. En este período de prosperidad se construyen las famosas pirámides de Guiza.

Pirámides de Guiza en LaVanguardia

Primer período Intermedio | 2.160 a. C. – 2-055 a. C.

En este período se da, junto a la descentralización del gobierno, una crisis ideológica que debilita la figura del rey. Tenemos un gran vacío en el registro documental que sugiere que el sistema se había fragmentado tanto en su organización política como en sus pautas culturales.

Reino Medio | 2.055 a. C. -1.650 a. C.

En esta etapa Egipto se vuelve a consolidar, particularmente bajo el mando de Mentuhotep II quien reunificó Egipto y gobierna desde Tebas. Tenemos importantes y más frecuentes expediciones fuera de Egipto en busca de nuevos territorios. Comenzó a crecer el culto al dios Amón en Tebas. Este es un período de esplendor de la escritura y de diferentes formas literarias ³, además de caracterizarse por la vuelta a un gobierno centralizado con aumento de la burocracia.

Segundo Período Intermedio | 1.650 a. C. – 1550 a. C.

Fragmentación de Egipto que llevó a profundos cambios culturales y políticos. El gobierno se establece en Tebas. Los Hicsos entran en Egipto y toman el control del territorio de Avaris que se convierte en su centro de poder, los Hicsos gobiernan parte del territorio egipcio hasta que el rey de Tebas, Ahmose, conquista Avaris y restablece el orden en el sur de Egipto.

Reino Nuevo | 1.550 a. C. – 1.069 a. C.

Luego de la unificación de Egipto, Ahmose dirige expediciones militares en Asia y Nubia. En esta etapa el comercio a gran escala con Asia y con el Mediterráneo alcanzó un alto desarrollo. Es durante estos años en que Egipto alcanza su mayor extensión, con dominios en Siria, Canaán, el Sinaí y toda Nubia. AkhenatÓn traslada la capital a Ajetatón en Amarna.

Tercer período Intermedio | 1.069 a. C. – 664 a. C.

Encontramos grandes cambios en la organización política, en la sociedad y la cultura. El Estado centralizado llega a su fin y aparecen nuevos centros locales de poder; Egipto queda dividido en dos, entre el Alto Egipto con capital en Tebas, y el Bajo Egipto con capital en Tanis. La tensión entre las dos regiones es constante. Durante estos años Egipto es conquistada por los asirios bajo el gobierno de Asarhaddón y Asurbanipal.

Período Tardío | 664 a. C. – 332 a. C.

Psamético I obtiene el poder sobre Egipto y comienza su programa político que se fundamentó en impulsar el comercio y la unidad nacional. Menfis cobra gran importancia como centro administrativo y religioso.
Período de dominación persa, Cambises invadió Egipto y derrotó a Psamético III en la batalla de Pelusia. Los persas mantuvieron el poder en Egipto superando levantamientos militares.

Período Ptolemaico | 332 a. C. – 30 a. C.

Conquista de Alejandro Magno. Luego de su muerte, Pérdicas efectuó el primer reparto del Imperio, se generan disputas entre los miembros de la dinastía, mientras Egipto va cayendo progresivamente bajo la tutela de Roma. Su último gobernante fue Cleopatra VII, tras su muerte y la de su hijo, la dinastía concluyó y Egipto fue anexado por Augusto al Imperio Romano.

Estatua de Cleopatra VII encontrada cerca de la Tomba di Nerone a lo largo de la Via Cassia en Roma, ahora en los Museos Vaticanos. en Wikimedia

Período Romano | 30 a. C. – 395 d. C.

Egipto como provincia de Roma. Octavio ingresa en Alejandría.

Ubicación geográfica del antiguo Egipto

El antiguo Egipto ocupó el noreste del continente africano y estuvo asentado a lo largo del cauce medio y bajo del Río Nilo. Este majestuoso río recorre todo el territorio desde el sur hasta norte, donde finalmente desemboca en el mar Mediterráneo.

Debido a las condiciones desérticas que imperan en la región, la civilización del antiguo Egipto se asentó a las orillas del Río Nilo. Las tierras que bordean el Río Nilo gozaban de gran fertilidad, lo que permitió un desarrollo próspero y sostenible en las actividades agrícolas.

Organización social del antiguo Egipto

Los egipcios tenían una organización social bastante marcada y estructurada. De acuerdo al puesto que ocupaba cada individuo, recibía poder, derechos, responsabilidades y deberes. Según su estatus social, los egipcios estaban organizados de la siguiente manera:

  • El faraón: Era un monarca de poder absoluto. Ejercía el poder ejecutivo, legislativo, judicial y religioso de manera simultánea. El faraón no solo era visto como el rey, también era considerado un dios al que se le rendía culto. La familia del faraón pertenecía a la realeza y esta tenía privilegios y trato especial. Al morir el faraón, por lo general el poder era transferido al primogénito. A diferencia de otras culturas, la esposa de un faraón en varios casos recibía poder al ocupar la posición de reinas.
  • Clase sacerdotal: Fue una clase acreditada tanto a nivel religioso como político. Debido a su rango e influencia, algunos sacerdotes lograron ocupar puestos políticos como gobernantes. Se les estimaba por su sabiduría y por sus funciones religiosas en los templos, en los que atendían a las divinidades que recibían culto por parte de los egipcios.
  • Escribas: Los escribas cumplían labores de gran importancia. Estaban encargados de copiar los textos sagrados, escritos administrativos y comerciales, así como de escribir las leyes y otros dictámenes de importancia política.
  • Soldados: Sobre ellos descansaba la estabilidad y poderío del imperio. Gracias a sus carros de guerra y preparación militar, pudieron garantizar por largo tiempo la expansión y dominio del imperio egipcio, así como la seguridad y orden dentro de sus dominios territoriales.
  • Comerciantes y artesanos: Los integrantes de este grupo trabajaban a nivel individual o en grupo. Mediante los artesanos y comerciantes la cultura egipcia pudo ser vistosa y trasladada a distintas partes del dominio del imperio. Los artesanos tenían una mano de obra de alta calidad, la cual dio forma a todas las famosas esculturas egipcias que hoy conocemos, realizadas con alta precisión.
  • Campesinos: Los campesinos se dedicaban a producir los cereales y alimentos que sustentaron en gran manera la estabilidad del imperio a pesar de estar rodeado de áreas desérticas. Con técnicas de alto nivel aprovechaban al máximo las tierras próximas al Río Nilo, las cuales eran sumamente fértiles.
  • Esclavos: Estaban conformados por prisioneros de guerra, o por la clase social más desfavorecida. Aun así, por lo general tenían ciertos derechos y salario. Algunos esclavos incluso podían comprar su libertad.

Organización política del antiguo Egipto

La organización política de los egipcios se vio distinguida por el manejo total del poder por parte de los faraones. Por lo general, estuvo regida por una monarquía que cedía el poder de forma hereditaria. Además, el faraón era absolutista, ya que contaba con el dominio de todos los poderes.

Con el fin de mantener el dominio, los faraones se valían de gobernantes locales, funcionarios y militares, mediante los cuales hacían cumplir las leyes dictaminadas. De esta manera, el faraón podía organizar el comercio, la agricultura, asegurar la estabilidad del imperio, administrar las cosechas y expandir su dominio territorial.

Los faraones se valían de un “escriba real” mediante el cual eran anotadas las acciones de gobierno. Estos funcionarios eran cultos, siendo capaces de evaluar presupuestos, transcribir órdenes del faraón y calcular los impuestos. Por otra parte, las funciones de los jefes supremos sacerdotales, fueron de gran importancia dentro de la cultura egipcia, ya que mediante ellos se organizaban los actos de culto y adoración de deidades.

Escribas

Los faraones también hacían uso de un “visir”, que fungía como un asesor político y primer ministro. El visir contaba con gran autoridad, la cual era concedida por el faraón a fin de ser intermediario con el resto de los funcionarios de gobierno. Finalmente, en la estructura gubernamental egipcia, se encontraba un jefe del sello real, quien estaba encargado de administrar las riquezas del imperio con el fin de promover un uso adecuado de los ingresos e invertir de manera apropiada los egresos destinados a las obras.

Esta organización política que implementaron los egipcios en su imperio, permitió la existencia de estabilidad económica, religiosa, política y territorial a lo largo de la región que se encontró bajo su dominio.

Religión del antiguo Egipto

Los egipcios fueron politeístas, rindiendo culto a distintos dioses y diosas. Aun así, en cada región tenían un dios principal al que rendían culto y los demás recibían culto de forma secundaria. Algunos de sus dioses estaban representados por imágenes con cuerpo de hombre y cabezas de animales tales como el buey, el gato, el perro, serpientes y escarabajos. De igual manera, se veneraba a los faraones o elementos de la naturaleza tales como el sol.

Por medio de distintos rituales que realizaban, consideraron que lograban estar en armonía con sus dioses mientras recibían protección, ayuda y favor de los mismos. Utilizaron piedras para construir grandes templos en los que hacían ofrendas y ritos religiosos.

Entre los dogmas más relevantes de los egipcios, estaba la creencia de la vida después de la muerte. Es por ello que los difuntos influyentes eran enterrados en pirámides y otros monumentos que fueron adornados con relieves y pinturas. El cadáver era momificado con el fin de conservar el cuerpo y la apariencia del difunto para la otra vida.

Dioses del antiguo Egipto

Templo de Karnak, Egipto. Dedicado al Dios Amón, el gran dios del imperio Nuevo. en  National Geographic

En la cultura egipcia existieron numerosos dioses. Entre los más relevantes podemos mencionar a los siguientes:

  • Ra: Este dios representaba al sol y era considerado el dios principal.
  • Anubis: Estaba representado por un hombre con cabeza de perro. Consideraban que este dios ayudaba a los difuntos a llegar a la otra vida después de la muerte.
  • Aton: Este dios representaba al anillo solar y era considerado como el responsable de la creación y de mantener la vida sobre la tierra y el orden cósmico.
  • Horus: Fue representado como un hombre con cabeza de halcón. Para los egipcios era el responsable de la civilización y considerado señor del cielo.
  • Osiris: Dios egipcio que era símbolo de la fertilidad, la resurrección, la vegetación y la agricultura. Ligado a la vida sostenida por el Río Nilo.
  • Hapy: Dios de la fertilidad y del Nilo. Los egipcios lo consideraban responsable de las crecidas anuales del Río Nilo, las cuales eran apreciadas por los nutrientes que traían a las tierras agrícolas. Era caracterizado como un hombre desnudo con barba, barriga y pechos caídos. Era representado con plantas debido a la vida que sostenía con la fertilidad a causa de las crecidas del Nilo.
  • Bes: Este dios estaba representado por un hombre enano desnudo, con barba. Para los egipcios representaba a un protector de los hogares y de los niños que se encargaba de espantar a los espíritus maliciosos. Igualmente estaba relacionado con el placer sexual y el amor.
  • Ptah: Estaba representado como un hombre con barba recta y con un casquete sobre la cabeza. Considerado señor de Menfis y patrono de los artesanos y arquitectos.
  • Amón: En ocasiones representado por el carnero o por el ganso. Considerado dios del imperio, la piedad, de los pobres y rey de los dioses.

Aportes culturales del antiguo Egipto

Egipto es conocido por sus grandes monumentos y pirámides, las cuales no solo fueron la tumba de faraones importantes, también fueron importantes lugares de culto a distintos dioses. Además, cabe destacar que la cultura egipcia se destacó por la creación de su escritura a partir de jeroglíficos. Por lo general, estos escritos fueron plasmados a base de pintura o tallados en templos y tumbas.

Jeroglíficos inscritos en el obelisco de Hatshepsut erigido en el templo de Karnak.

Por medio de su sistema de escritura ¹⁰, los egipcios dejaron evidencia de hechos relevantes de su imperio. Este tipo de escritura, según las investigaciones, cuentan con un poco más de 500 símbolos y signos. Por otra parte, los egipcios crearon un calendario solar, con el cual podían calcular la fecha de las inundaciones causadas por el Río Nilo.

Además, su cultura avanzada también incluyó la implementación de cálculos matemáticos, los cuales fueron necesarios para las actividades agrícolas, la construcción y el almacenamiento de alimentos. El embalsamamiento fue una práctica común en Egipto. Esta técnica les concedió tener un amplio conocimiento del cuerpo humano y sus órganos, permitiéndoles practicar operaciones y técnicas medicinales.

Bibliografía

¹ — PARRA ORTIZ, J. M. El Antiguo Egipto, Madrid, Marcial Pons, 2009.
— SANMARTÍN, J., SERRANO, J. M. Historia Antigua del Próximo Oriente: Mesopotamia y Egipto, Madrid, Akal, 2006 [1998].

² — SHAW, I., Cronologías y cambio cultural en el Antiguo Egipto, en: I. SHAW, Historia del Antiguo Egipto, La esfera de los libros, Madrid, 2007 [2000].
— MORENO GARCÍA, J. C. Egipto en el Imperio Antiguo, Barcelona, Bellaterra, 2004.
— CERVELLÓ AUTUORI, J. Egipto y África. Origen de la civilización y la monarquía faraónicas en su contexto africano, Sabadell, Ausa, 1996.

³ — Galán Allué, J. M. (2000). Cuatro viajes en la literatura del antiguo Egipto. Consejo Superior de Investigaciones Científicas (España).

— WENGROW, D. La arqueología del Egipto Arcaico, Barcelona, Bellaterra, 2007.

— KEMP, B. El Antiguo Egipto. Anatomía de una Civilización, Barcelona, Crítica, 1992.

— Campagno, M. (ed.), Estudios sobre parentesco y Estado en el Antiguo Egipto, Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires /Ediciones del Signo, 2006.

— HORNUNG, E. El Uno y los Múltiples. Concepciones egipcias de la divinidad, Madrid, Trotta, 1999 [1971].
— Castel, E. (1998). Los sacerdotes en el Antiguo Egipto. Alderabán.

— CAMPAGNO, M. Una lectura de «La contienda entre Horus y Seth», Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires /Ediciones del Signo, 2004.

— ASSMANN, J. Egipto. Historia de un sentido, Madrid, Abada Editores, 2005 [1996].

¹⁰ — CERVELLÓ AUTUORI, J. Los orígenes de la escritura en Egipto: entre el registro arqueológico y los planteamientos historiográficos, en: Carrasco Serrano, G. y Oliva Mompeán, J.C. (eds.), Escrituras y lenguas del Mediterráneo en la Antigüedad, 2005.

  • ¿Te ha resultado útil este artículo?
  • SiNo